neumáticos

Neumáticos: Control y supervisión para evitar un accidente

261

Casi el 4% de vehículos en España circula con los neumáticos en un estado poco favorable. A fin de evitar posibles accidentes, es preciso conocer algunos aspectos importantes de las ruedas. Tanto calcular sus quilómetros o conocer su mantenimiento, como saber dónde llevar el coche para cambiar los neumáticos.

Estadísticas para la concienciación

Según la Dirección General de Tráfico (DGT), un 60% de los accidentes a causa de errores mecánicos tienen su origen en el estado de los neumáticos. No es de extrañar, puesto que las ruedas son más proclives a los daños que puede sufrir un vehículo. Y no sólo a causa de factores externos, como un mal golpe o un pinchazo, sino porque en ellas recaen las desdichas del deterioro. Es por ello que el estado de los neumáticos debe ser objeto de cuidado y responsabilidad.

La seguridad de la que puede gozar un neumático está vertebrada por tres factores: la presión, el envejecimiento y el dibujo del relieve. Según otros datos de la DGT, entre 1992 y 2001 se registraron más de 1.600 fallecimientos de tráfico a causa del estado de las ruedas del vehículo. Ya que más de 1 millón de vehículos en nuestro país circula con defectos graves en sus neumáticos, según un estudio del RACE (Real Automóvil Club de España). Muchas veces, por culpa de no tener en cuenta los tres factores mencionados.

La revisión periódica de las ruedas, así como del motor y la integridad del vehículo, es tarea obligada de cada conductor. Se esté o no en posesión de conocimientos de mecánica, es imprescindible examinar el coche. Esto podría servir para detectar fallos o irregularidades cuya identificación salve al piloto y a sus acompañantes de un posible accidente.

neumáticos

Las tres reglas de oro para supervisar los neumáticos

Como se ha mencionado, la presión del neumático es uno de los factores a tener en cuenta para su correcto mantenimiento. Es igual de perjudicial que las ruedas tengan poca o demasiada presión.

Se recomienda comprobarla una vez al mes, en frío, y su medida exacta depende del tipo y el modelo del vehículo. Entre sus inconvenientes, una mala presión en los neumáticos puede provocar un aumento en la distancia de frenada, más consumo de carburante e incluso un reventón.

Debido a su uso, aunque se circule poco, los neumáticos están siempre expuestos al desgaste. Por ende, su irrevocable envejecimiento es también susceptible de derivar en un accidente.

A pesar de ello, si el ahorro es una necesidad a la hora de cambiar ruedas de coche, hay empresas como Neumáticos Km0 cuyo servicio de cambio de neumáticos también ofrece ruedas seminuevas. Con un 90% de vida útil y bajo un meticuloso control de calidad que garantiza su total seguridad.

neumáticos

Otro aspecto a tener en cuenta del neumático es su dibujo. El estado de la banda de rodadura determina su adherencia al asfalto. Aunque la ideal se encuentra entre los 8mm y los 9mm, según la ley la mínima profundidad aceptada en los relieves es de 1’6 milímetros.

Además, se prevé que los neumáticos deben cambiarse tras los 40.000km o 60.000km. Una buena medida de control es emplear una calculadora de kilometros. A fin de valorar, en base al recorrido total realizado con el vehículo, si las ruedas deben substituirse.

Es hora de cambiar los neumáticos

Pese a una minuciosa supervisión del estado y vida del neumático, el momento de cambiar de rueda llega en un momento u otro. Es posible que, ante dicha tesitura, todo atisbo de destreza automovilística se esfume. Y aunque el confiado responsable del vehículo se jacte de ser un completo MacGyver nunca está de más dejarlo en manos de buenos profesionales. Porque cualquier error, inocente o no, puede concluir en un trágico desastre.

Neumáticos Km0 es una empresa madrileña con 8 años de experiencia dedicándose a los servicios y asistencia del automóvil. Trabaja con más de 50.000 modelos de rueda de las mejores marcas, incluyendo su antes mencionada opción de compra de neumáticos de ocasión.

Otro de los motivos por los que puede dañarse un neumático es a causa de una mala geometría de los ejes que lo sujetan. Por ello, Neumáticos Km0 ofrece un excelente servicio de alineación, además gratuito en ciertas épocas del año.

Cambiar los neumáticos es una tarea que precisa de atención profesional y buenas herramientas. Neumáticos Km0 cuenta con la última tecnología para realizar este y otros procesos con el propósito de fortalecer la seguridad del vehículo. Y aunque admita asistencias sin cita previa, a veces el cambio de una rueda no es algo que pueda prepararse. A menudo los contratiempos deben solventarse a mano desnuda.

En medio de la nada: instrucciones

para cambiar la rueda

Ante todo, tranquilidad y seguridad. Lo primero que debe hacerse, si es posible, es estacionar el vehículo en un lugar llano y apartado de la carretera. Advirtiendo a los demás conductores del obstáculo, deben colocarse debidamente los triángulos de preseñalización de peligro a unos 50 metros de distancia. En carreteras de doble sentido, uno delante y otro detrás del vehículo. Sin olvidar vestirse con el llamativo chaleco reflectante para enfatizar la presencia de una persona en la calzada.

Tras estos primeros pasos de advertencia al resto de conductores, hay que echar mano al maletero. Presuponiendo que están en el coche, hay que localizar las siguientes herramientas: el gato, la rueda de repuesto, la llave y el adaptador si el vehículo lleva tornillos de seguridad. Si la rueda tiene, se quita el tapacubos, y si hay tornillos antirrobos deben aflojarse con el adaptador. Lo siguiente será colocar el gato, cuya ubicación exacta en el chasis consta en el manual del vehículo.

Levantado el coche, la rueda extraída debe emplazarse bajo el mismo, por si fallara el gato poder amortiguar el golpe. Después, sólo es cuestión de colocar la rueda de repuesto apretando los tornillos manualmente, retirar el gato y apretar los tornillos con la llave cuando ésta toque el suelo.

Sólo queda guardar todos los objetos empleados, cerciorándose de no obstaculizar la carretera, y seguir con el viaje. Así de sencillo. En caso de no conseguir éxito, llamar a la grúa y llevar el vehículo a la estación de Neumáticos Km0 más cercana.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.