Nicolás Maduro fue reelecto por apenas el 29% de los venezolanos

65

Los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo en Venezuela dejaron muchas dudas en los ciudadanos. A pesar de que se registró la abstención electoral más alta en la historia democrática del país (71%), los venezolanos se preguntan cómo Nicolás Maduro consiguió la reelección en medio de la peor crisis económica, política y social que haya vivido la nación petrolera.

A la hora más temprana en que el Consejo Nacional Electoral (CNE) haya dado unos resultados –luego de 20 elecciones desde 1998–, anunció a las 10:00 de la noche que con el 92,6% de las actas escrutadas y un 46,01% de participación, Nicolás Maduro obtuvo 6.190.612 votos, Henri Falcón consiguió 1.820.552 y Javier Bertucci 952.000 votos.

Es decir que, con un padrón electoral de más de 20.374.829 votantes en el país y 107.284 en el exterior, Maduro fue electo por apenas el 29% de la población venezolana, un tercio de los habitantes de la nación. Esto implica que el 71% de los venezolanos no votó por la reelección de Maduro.

Esta realidad numérica se contrapone a la aspiración en campaña del presidente chavista, quien exhortaba a sus comandos políticos a darle la victoria con 10 millones de votos.

No obstante, el mandatario perdió más de dos millones de apoyos en menos de un año. No obtuvo los 8 millones de sufragios que, según el CNE, avalaron la creación e instalación de la Asamblea Nacional Constituyente en los cuestionados comicios del 30 de julio de 2017.

De igual forma, llama la atención ver cómo en medio de una aguda crisis económica Maduro obtuvo el 67,7% de los votos en estas elecciones presidenciales, mientras que en medio de una bonanza de ingresos petroleros, Hugo Chávez obtuvo el 62% de los votos en las elecciones presidenciales de 2006.

Según el analista electoral Eugenio Martínez (@puzkas en Twitter), la creación del partido Somos Venezuela, en el que militan chavistas que se deslindaron de las filas del PSUV, fue un fracaso al obtener apenas 369.291 votos frente a los 5.200.401 que el CNE le adjudicó al partido de gobierno.

Es así como estas elecciones presidenciales se convirtieron en el proceso electoral de mayor abstención en la historia del país (a partir del fin de la dictadura militar en 1958). Antes de las de 2018, las elecciones con mayor ausencia de votantes fue la de relegitimación de poderes del año 2000. En estas hubo una participación del 56% del padrón electoral.

Los estados del país donde se registraron los mayores niveles de abstención el pasado 20 de mayo son Zulia, Táchira, Mérida, Trujillo y Lara.

En contraposición, las entidades con más participación fueron Yaracuy, Cojedes, Delta Amacuro, Portuguesa y Sucre. Todas estas son de histórica tendencia chavista.

Al día siguiente de las elecciones, el lunes 21 de mayo, se registraron protestas en los estados Carabobo, Táchira y la ciudad de Puerto Ordaz (Anzoátegui) en desconocimiento a los resultados anunciados por el CNE.

Según el politólogo venezolano, Michael Penfold, el presidente Maduro queda ahora “erosionado domésticamente”, especialmente frente a su propia base política. Asegura que eso se debe a que el mandatario no posee capacidad de enfrentar la hiperinflación y el colapso del sector petrolero del país.

Irregularidades del 20-M a favor de Nicolás Maduro

Más allá de las reiteradas denuncias por parte de los opositores Henri Falcón y Javier Bertucci sobre una presunta “compra de votos” a los electores para que escogieran la opción de Nicolás Maduro a cambio de un “bono de participación” por 10 millones de bolívares, el staff político de Falcón planteó otra anomalía después del proceso.

El asesor económico de Henri Falcón, Francisco Rodríguez, director de la firma Torino Capital, publicó en su cuenta de Twitter un análisis realizado a los resultados electorales. En este, se evidencia que hubo un aumento en el número de mesas donde no se registró ningún voto opositor y el CNE le adjudicó el 100% de los votos a Nicolás Maduro.

Dos casos de este hecho se dieron en una mesa de un centro de votación en el municipio Pedernales, del estado Delta Amacuro (oriente). En esta, Maduro presuntamente obtuvo 422 votos (100%) frente a ninguno en favor de sus rivales Falcón y Bertucci.

En otra mesa electoral del mismo centro de votación, Maduro ganó 171 votos (100%) frente a cero de sus dos contrincantes.

Otras de las irregularidades presentadas consistieron en la desequilibrada  proporción de actas de votación por mesa, así como en saturados números de votos en algunos centros a pesar de la elevada abstención nacional.

Lea también: Asamblea Nacional consideró una farsa la reelección de Maduro este 20M