murio niña inmigrante

Niña inmigrante murió luego de ser detenida por la Patrulla Fronteriza

283

Una niña inmigrante de 7 años, de origen guatemalteco, murió poco después de ser detenida por agentes de la Patrulla Fronteriza, tras ingresar a Estados Unidos de manera ilegal junto con su padre la semana pasada.

Según un reporte The Washington Post, la niña inmigrante falleció por deshidratación y choque, más de ocho horas después de que los agentes la arrestaron cerca de Lordsburg, Nuevo México. Además, se conoció que la menor viajaba con un grupo de 163 personas que se entregaron a los agentes el 6 de diciembre.

Sin embargo, se desconoce lo que le sucedió a la niña durante esas ocho horas antes de que presentara convulsiones y se le trasladara vía aérea a un hospital de El Paso.

Por su parte, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza señaló, a través de un comunicado, que la niña en cuestión no había comido ni tomado agua en varios días, lo cual posiblemente habría producido la muerte.

Lea también Donald Trump insistió en que México deberá pagar el muro fronterizo

El misterio en la muerte de niña inmigrante

La muerte de la niña inmigrante genera dudas sobre si los agentes fronterizos sabían que estaba enferma o si se le alimentó o dio de beber durante las más de ocho horas que permaneció detenida.

Pero las instalaciones de la agencia de migración situada en el paso fronterizo México-EE.UU. son temporales, pues no cuentan con la capacidad de albergar a tantas personas, por lo que procesar a 163 inmigrantes en una noche habría representado un reto.

Cuando un agente de la Patrulla Fronteriza realiza un arresto, esa persona se procesa en una de las instalaciones; pero por lo general no pasa más de 72 horas detenida antes de transferírsele al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus iniciales en inglés) o, si es de nacionalidad mexicana, deportarla a su país.

La Patrulla Fronteriza ha visto un incremento en los grandes grupos de migrantes, muchos de ellos con niños pequeños, que se entregan a las autoridades. La mayoría son de origen centroamericano y señalan que huyen de la violencia. En lugar de intentar evadir a las autoridades, se entregan con planes de solicitar asilo.

La Patrulla Fronteriza con frecuencia ve grupos con más de 100 personas, en ocasiones con niños y bebés. Y el arrestar a esos grupos crea problemas logísticos para los agentes, que deben esperar la llegada de las vagonetas de transporte equipadas para llevar a los migrantes a las instalaciones de procesamiento.

Por su parte, tanto inmigrantes, como abogados y activistas habían presentado  desde hace tiempo distintas denuncias sobre las condiciones de las celdas de detención de la Patrulla Fronteriza.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *