Social

Nueve años sin Julio López

La Plata.– El 18 de septiembre de 2006 Julio López fue desaparecido en la ciudad de La Plata cuando se dirigía al tribunal en el que se estaban juzgando a genocidas y torturadores de la última dictadura cívico-militar, juicio en el que fue un testigo clave.

López había sido desparecido por primera vez el 21 de octubre de 1976 y estuvo detenido el la Comisaría V de La Plata. Durante el juicio del año 2006 declaró cómo había sido torturado y señaló a varias personas fuertes de la dictadura, entre ellos Miguel Etchecolatz. Su testimonio fue esencial para poder condenar a prisión por delitos de lesa humanidad a una gran cantidad de militares que accionaron entre 1976-1983.

Por la segunda desaparición del testigo clave, las miradas están puestas en el accionar de las fuerzas policiales, con denuncias de mantener prácticas llevadas adelante durante el Proceso. El entonces presidente Néstor Kirchner declaró que era un accionar similar al de los grupos de tareas que utilizaban las Fuerzas Armadas, en este caso llevados a cabo por mano de obra que había quedado desocupada con el retorno de la democracia, o fuerzas paramilitares-parapoliciales que buscaban detener el avance de los juicios por los Derechos Humanos contra los genocidas.

A pesar del reconocimiento desde el gobierno de un accionar propio de las etapas más oscuras de nuestra historia, en nueve años no se ha avanzado mucho en la causa: aún no se conoce concretamente qué le paso a Julio López y quiénes fueron los autores materiales e intelectuales de su secuestro. La protección de los sectores más poderosos del país ha paralizado la situación y se sigue sin conocer el paradero del desaparecido en democracia más emblemático sin tener siquiera un imputado por la desaparición forzada.

Para mantener el reclamo vigente y visible se realizaron numerosas marchas en todo el país. Las más importantes se realizaron en La Plata hasta la casa de gobierno provincial y en Capital Federal hasta la Casa Rosada. Participaron numerosos organismos de derechos humanos, y organizaciones sociales y estudiantiles.

Por su parte Rubén López, hijo de Julio, escribió una carta abierta en la que manifestó que no se movilizaría porque lo creía en vano, y reafirmó que “el derecho constitucional que nos corresponde es tener Justicia”. En cuanto a la situación específica de su padre y la investigación judicial dijo:

Hace 9 años que mi viejo no está, no se encuentra, no se sabe, no sé si lo buscan, creo que sí, por ahí soy ingenuo.

Además, pidió disculpas a los medios por no dar entrevistas en esta fecha pero argumentó que no puede responder las mismas preguntas todos los años, porque las respuestas no cambiaron. También pidió que se recuerden otras desapariciones ocurridas durante la democracia, entre las que destacó a Miguel Brú, María Cash, Sofía Herrera, Marita Veron e Iván Torres.

Marketing Digital Experience

Patricio Serale

Facultad de Ciencias Sociales - Universidad de Buenos Aires. A las masas pensando no las vencerán jamás. Contacto: patriciorvs@hotmail.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close