lunes, septiembre 27, 2021
InicioInternacionalesOlimpiadas versus crisis política de Brasil

Olimpiadas versus crisis política de Brasil

Brasil.- A pesar de que el país padece de Zika, recesión económica, desigualdad  y racismo, todo indica que el principal problema de los brasileños es la corrupción.

En Brasil, los escándalos de corrupción relacionados a Petrobras ha alcanzado a la mayoría de los políticos que dieron el voto a favor del impeachment contra la mandataria Dilma Rousseff. Los políticos están siendo acusados de recibir grandes sobornos y ocultar cuentas bancarias en el exterior.

La corrupción generada por la “banda de ladrones” (como los llamó Noam Chomsky) tienen a un paso el juicio político a Rousseff y han puesto, en acuerdo con Estados Unidos, al presidente interino Michel Temer, a quien Wikileaks señala como informante de la CIA.

[pullquote]En estos momentos, Brasil enfrenta una de sus mayores crisis económicas con una recesión del 3.8 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).[/pullquote]

Actualmente, Brasil es considerado entre 57 países consultados en la Encuesta Global de Fraude de la firma Ernst & Young (EY), el país con mayor percepción de corrupción. Este mismo estudio colocó a México en el segundo lugar de esa lista en el continente y como el sexto con mayor corrupción en el mundo.

La percepción de corrupción y sobornos entre los encuestados en el país sudamericano se incrementó de 64% a 82% en los últimos dos años. Pero la trama política en Brasil, genera razonables cuestionamientos por los Juegos Olimpicos los cuales comenzarán en pocos. Estos cuestionamientos se basan en el compromiso del gobierno brasileño para sacar adelante el más grande evento deportivo internacional, y bajo qué circunstancias lo hará.

El Ministro de Deportes en Brasil, Leonardo Picciani, indicó que “la Olimpiada de Río de Janeiro de 2016 se celebrará en un marco de seguridad pública, obras terminadas y sin corrupción”. Picciani, quien apenas tiene semanas en el cargo, declaró en una entrevista para Notimex, que puede “asegurar a la comunidad internacional que la organización va bien” y que “la gran mayoría de los compromisos asumidos serán cumplidos”, esto en referencia a la construcción de las instalaciones deportivas, la movilidad y la seguridad del evento.

En estos momentos, Brasil enfrenta una de sus mayores crisis económicas con una recesión del 3.8 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) y la crisis política se complicó con la separación del cargo por 180 días (6 meses) de la presidenta Dilma Rousseff.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments