Origamis para trabajar de cirujanos

100

Okayama.- En la ciudad japonesa hay un hospital que entrena a sus aplicantes cirujanos de una manera muy particular: haciendo origamis pequeños y otras tareas más.

Las carreras de medicina son usualmente las más complicadas, en cantidad de horas y exigencia. Las personas las consideran de las más difíciles profesiones del mundo, seguidas por ingeniería y física. La razón es obvia: su labor es salvar vidas y no pueden tener equivocación alguna. A toda esta presión, el hospital Kurashiki Central, ubicado al sur de Japón, le agrega un plus para aquellos que quieran incorporarse al centro y comenzar con las operaciones… o no.

Los cirujanos deben tener la cualidad de la paciencia en medio de tanto alboroto y ser muy exactos en las maniobras a la hora de poner sus manos a obrar. Un leve error puede tener consecuencias muy graves en el cuerpo humano. Miles de personas padecieron y aún padecen errores quirúrgicos por negligencia médica. Y esto es lo que, al menos en Japón, se proponen erradicar.

Por ello, en la institución japonesa es un requisito hacer figuras de origami para ingresar a la División de Formación Médica, además de que tienen un límite de tiempo: 15 minutos aproximadamente. Claro que no se trata de los típicos origamis sino que son diminutos: los trozos de papel miden menos de 2 cm. Pero ésta no es la única prueba por la que tienen que atravesar.

El siguiente paso es unir las partes de un insecto muerto con pegamento. Se trata de un escarabajo, que mide entre 1 cm y 6 cm, dividido en varias secciones. Incluso, en el video, uno de los practicantes aseguró que se le pegaba el pegamento por todos los dedos.

Por último, los jóvenes profesionales son sometidos a la tarea final: elaborar distintas piezas de sushi. Como en las anteriores instancias, el tamaño sigue siendo la clave y condición principal. Maki, roll, nigiri: en miniatura, de sólo un grano de arroz. Todo debe ser realizado empleando las herramientas de laboratorio como son las pinzas especiales y el bisturí.

Cabe destacar que el Kurashiki Central posee uno de los mejores programas de formación de cirujanos del mundo. Y ahora sabemos por qué.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *