Internacionales

Padres de estudiantes de Ayotzinapa descartaron testimonios bajo tortura

Abogados de las familias aseguraron que los investigadores mexicanos empañaron el proceso legal

Los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, desaparecidos desde septiembre de 2014, exigieron a la fiscalía que descarte de la investigación  todos los testimonios obtenidos mediante mecanismos de tortura.

La petición la realizaron un día después de que la ONU diera a conocer en un  informe en el que desarrollan  cómo las autoridades mexicanas violan los derechos humanos. Implicados particularmente  en el caso “Ayotzinapa”.

El texto lleva por nombre “Doble Justicia”. Por su parte, el director del centro Prodh, Mario Patrón, señaló que “la investigación que tenía que ser la más pulcra es hoy la más tachada y construida en una teoría  basada en la tortura”.

Cabe destacar que la ONU examinó la información de 63 de los 129 detenidos vinculados con la desaparición de los estudiantes.  Se pudo conocer que en 51 de los casos, encontraron posibles actos de tortura. Vidulfo Rosales, el abogado de los padres de los 43 estudiantes, expresó que “ese es el patrón al que recurre la PGR (Fiscalía) para hacer investigaciones en este país”. También indicaron que “hay un patrón de encubrimiento a los funcionarios que han incurrido a la ilegalidad”

Padre de estudiante: “En los 500 tomos que integran la investigación, hay más mentiras que verdades

Los defensores señalaron que torturar a decenas de detenidos no era la vía correcta. El motivo es que los investigadores empañaron el proceso legal. Aseguraron que eso ha impedido que se lleguen a posibles líneas de investigación que esclarezcan el caso.

Es importante recordar que dos semanas luego de la desaparición de los jóvenes, el entonces fiscal general Jesús Murillo Karam, informó que a los estudiantes los habían asesinado. Su versión mostraba que la policía los había detenido y posteriormente los entregaron a los sicarios del cartel Guerreros Unidos.

Los traficantes los habrían matado y quemado en un vertedero de basura. Murillo calificó  sus conclusiones “la verdad histórica”. El entonces fiscal,  aseguró que después de interrogar a decenas de involucrados, la Fiscalía había resuelto el caso.

Investigaciones como las del Grupo Independiente de Expertos Internacionales (GIEI), pusieron en duda la versión oficial y señalaron que la Fiscalía había torturado a los detenidos para que testificaran sobre esta historia. Por su parte, Emiliano Naverrete, padre de uno de los 43 estudiantes expresó  que “en los 500 tomos que integran la investigación, hay más mentiras que verdades sobre su paradero”.

 

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close