Internacionales

Papa Francisco almorzó con 1.500 indigentes en la Plaza de San Pedro

“Me conmueve saber que muchos pobres se han identificado con Bartimeo, del que habla el evangelista Marcos”, dijo el pontífice durante la misa

El pasado domingo, el papa Francisco pidió escuchar “el grito de los pobres sofocado por el estruendo de unos pocos ricos”, durante una misa antes de almorzar en la basílica de San Pedro, junto a 1.500 personas en situación de calle, en el marco de la Jornada Mundial de los Pobres.

“El grito de los pobres es cada día más fuerte, pero sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos, pero más ricos”, aseguró el pontífice añadiendo que la atención a la pobreza no puede ser “la moda de un pontificado”.

Ante la iniciativa de compartir un almuerzo con los más desposeídos, el papa Francisco llamó a que estas instancias “sean una señal de esperanza y un estímulo para convertirse en instrumentos de misericordia en el tejido social”.

Lea también Irán e Irak anunciaron la creación de zona libre de comercio

La presencia de Dios en los pobres

El almuerzo con los pobres se llevó a cabo en el aula Pablo VI de San Pedro, en donde se instalaron decenas de mesas redondas para recibir a las personas indigentes.

Mientras que en la mesa central, el papa Francisco almorzó junto a otros hombres y mujeres en situación de calle.

“En virtud de esta experiencia única y, en muchos sentidos, inmerecida e imposible de describir por completo, nace el deseo de contarla a otros, en primer lugar a los que, como el salmista, son pobres, rechazados y marginados. Nadie puede sentirse excluido del amor del padre, especialmente en un mundo que con frecuencia pone la riqueza como primer objetivo y hace que las personas se encierren en sí mismas”, agregó el sumo pontífice.

La comida servida durante la jornada de este domingo fue donada por un hotel y por la asociación Ente Morale Tabor. Mientras que 70 voluntarios sirvieron los platos, que consistieron en lasaña, pollo con puré y postre de tiramisú.

En la misma línea, esta semana el hospital ambulatorio que el papa mandó a instalar temporalmente en la plaza de San Pedro, continúa atendiendo a cientos de personas vulnerables y sin recursos.

“Los pobres son los primeros capacitados para reconocer la presencia de Dios y dar testimonio de su proximidad en sus vidas. Dios permanece fiel a su promesa, e incluso en la oscuridad de la noche no deja que falte el calor de su amor y de su consolación”, agregó durante la misa el papa Francisco.

Marketing Digital Experience

Michelle Rodríguez

Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close