Paro general: El último contra Macri y se acrecienta el conflicto en la calle

259

El paro general convocado por la CGT y el Frente Sindical fue exitoso aunque desde la central obrera deslizaron la posibilidad de que fue la última medida de fuerza contra Macri. De igual modo los disidentes no descartan más huelgas y ambos grupos coinciden en que la grave situación social se agudizará.

La protesta, quinta convocada por el movimiento obrero y sexta por Hugo Moyano, quedó atomizada como núcleo de presión hasta las elecciones de octubre, salvo que la crisis social se agudice aún más y halla un cambio de estrategias según fuentes allegadas a los dirigentes sindicales.

Sin duda, la huelga fue el reflejo del hartazgo de los trabajadores. Calles desérticas, fábricas paralizadas, escuelas cerradas, hospitales con atención solo en las guardias y poca actividad en los comercios bastó para que díscolos y “oficialistas” celebren la protesta. Al mismo tiempo la cúpula cegetista cuestionó el rumbo económico y, además, le “marcan la cancha” al próximo gobierno a la hora de negociar.

Vea también: La CGT celebró la protesta: “Pedimos frenar el ajuste”

Paro general: ¿Stand by a las protestas sociales?

En un principio la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández y la convocatoria a una medida de fuerza parecía haber unido al sindicalismo tradicional, sin embargo esa “unión” duró 24 horas solo por el paro.

Primeramente, la central obrera volverá a reunirse con los funcionarios del Gobierno para discutir temas variados (crisis en algunos rubros, obras sociales, Consejo del Salario y paritarias) y en segundo término el Frente Sindical se reunirá en los próximos días para definir cuáles serán los pasos a seguir. Se habla de una movilización antes de las primarias de agosto.

Por otro lado, también hubo críticas a la huelga por parte del Ejecutivo y de hecho actualizaron la cifra de cuanto salió la medida de fuerza (40 mil millones). La misma fue cuestionada por Sica; por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Bullrich fue más vehemente y manifestó: “Una medida de fuerza no es democrática” y agregó: “Estamos hartos de las huelgas”. Por su parte, Dietrich ligó el éxito de la protesta con el transporte público y lo vinculó con el inicio de la campaña electoral. Sica a su vez cuestionó a la CGT porque el pasado 30-A no se adhirieron a la protesta convocada por los díscolos, argumentado que no había motivos y ahora convocaron a una por su propia cuenta.

Para concluir, la protesta tuvo dos análisis: el primero el poder de convocatoria de los gremios, y el segundo la posibilidad de unir el movimiento obrero. Al mismo tiempo, sindicatos disidentes y oficialistas coincidieron en que la medida de fuerza fue exitosa y ninguno de los dos grupos descarta más medidas de fuerza.

Vea también: Paro: fue contundente y el último contra Macri; conflicto será en la calle




2 thoughts on “Paro general: El último contra Macri y se acrecienta el conflicto en la calle

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *