Internacionales

PDVSA pierde producción e ingresos al ritmo más rápido desde el inicio de la crisis

El pulmón financiero de Venezuela, que abastece al país del 96% de las divisas con las que el Gobierno realiza importaciones de alimentos y medicinas, se encuentra hoy en una debacle financiera y productiva sin precedentes

Default, recesión industrial, baja producción, volatilidad de los precios del crudo, cierres del financiamiento internacional por las sanciones de Estados Unidos y los hechos de corrupción denunciados por el propio gobierno de Nicolás Maduro son los factores que han contribuido a la debacle de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La realidad aritmética actual que tienen las cuentas de PDVSA ha llevado a la estatal a tener un flujo de caja deficitario, cerrado y pequeño, según explicó en entrevista a Segundo Enfoque Heliodoro Quintero, exgobernador de Venezuela ante la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

En 2014, la empresa petrolera venezolana producía 2 millones 500 mil barriles diarios de crudo. Al día de hoy, solo produce 1.950.000 barriles por día, según cifras oficiales, y 1.870.000 b/d según estudios independientes.

Eso implica que la capacidad de producción de PDVSA se ha reducido de 1.550.000 a 600 mil barriles diarios durante tres años de operatividad, detalla Quintero, quien estima un nivel actual de producción de menos de un millón de barriles por día en promedio anualizado, según cálculos propios.

Pérdidas millonarias

En 2016, Eulogio Del Pino, exministro de Energía y Petróleo y expresidente de PDVSA –detenido en noviembre de 2017 por su presunta vinculación con un desfalco a la compañía- había informado que el capital de inversión de la estatal para ese año en realidad fue destinado al “gasto social”.

Quintero explica que ese desvío de fondos generó una pérdida de 500 mil barriles diarios, lo que representó una pérdida neta de 25 millones de dólares por día.

El analista precisa que eso significó una pérdida de siete a ocho veces superior al monto presupuestado en el registro contable de PDVSA para ese año.

Recortes y fallas

El 2 de diciembre de 2016, la OPEP le asignó a Venezuela una cuota de recorte de 90 mil b/d. Según Quintero, PDVSA habría recortado 40 mil b/d desde el 1 de enero 2017.

El analista petrolero argumenta que, al tener una capacidad operativa de solo 34% en sus cinco refinerías, PDVSA se ve obligada a incurrir en gastos excesivos en importaciones de diluyentes y gasolina desde EE.UU.

Esto se debe a que no tiene mejoradores de refinación que eleven la ligereza del crudo venezolano, que es extrapesado, de unos 10 a 28 grados API. “Antes sobraban refinerías hasta para exportar diluyentes. Hoy esa realidad es totalmente contrapuesta”, dice.

La producción cae al ritmo de la crisis

El pulmón financiero de Venezuela, que abastece al país del 96% de las divisas con las que el Gobierno realiza importaciones de alimentos y medicinas, se encuentra hoy en una debacle financiera y productiva sin precedentes en su historia.

Bien reza el popular dicho venezolano que “si PDVSA estornuda, a la economía venezolana le da resfriado”.

Y es que según reportes de la propia estatal, la producción petrolera cayó vertiginosamente en 2013 a 924.000 barriles por día. En el período comprendido entre 2016 y 2017, la producción ha descendido alrededor de 300 mil barriles por día. No obstante, cálculos más amplios estiman una reducción de 550 mil b/d.

¿Y qué pasa sin EE.UU?

A pesar del conflicto diplomático y político de Venezuela con Estados Unidos, Washington es el máximo cliente de PDVSA. Esto se debe a que hacia la primera economía del mundo va dirigido el grueso de las exportaciones petroleras venezolanas y, por consiguiente, el grueso de los ingresos fiscales en divisas que entran a las arcas del Estado venezolano proviene del país norteamericano.

Sin embargo, se le suma el agravante de que al menos la mitad del stock petrolero disponible de Venezuela para exportaciones se encuentra comprometido con China y Rusia en pagos de dos líneas de créditos de US$5.000 millones al aliado asiático y suministros por convenios energéticos bilaterales con la estatal petrolera rusa Rosneft.

Pérdidas por gasolina

Entre 2013 y 2017, el consumo interno de gasolina se redujo en 300 mil b/d, casi el 40%. Eso disminuyó el autofinanciamiento de la estatal debido a que la gasolina es tan subsidiada en el país sudamericano, que su precio solo equivale a 0,01 dólares el litro.

Asimismo, el contrabando de extracción creció. Eso obligó a PDVSA a producir cada vez más combustible. Así se comprometió su flujo de caja al incrementar los egresos (gastos) más rápidamente que sus ingresos (ganancias por exportaciones).

Analistas aseguran que la falta de inversión, el poco mantenimiento de los pozos petroleros, así como el bajo nivel de inversión extranjera en exploración y explotación de yacimientos mermó la capacidad de PDVSA. Por esta razón, no pudo seguir manteniendo su nivel de producción.

Por esta razón, el país ha dejado de producir 1.057.000 b/d, lo que a los precios actuales equivale a 21.200 millones de dólares menos en ingresos, según cifrasdel economista Alejandro Grisanti, director de la firma financiera Ecoanalítica.

También explica que “con esos recursos se podría pagar la deuda externa venezolana. De igual forma, quintuplicar los desembolsos de dólares al sector privado del país”.

Reportes contables de PDVSA detallan que la producción total en noviembre de 2017 fue de 118.000 b/d, de 248.000 en los últimos 60 días de ese año. Llegó a 437.000 en los últimos 12 meses.

De todos los países miembros de la OPEP, Venezuela perdió 413 mil b/d en 2017 y esa pérdida bajó la producción global del grupo petrolero en 51% al cierre ese año, según un informe de la organización.

Mucha capacidad, poca producción

Según Rafael Quiroz, economista y experto petrolero de la Universidad Central de Venezuela (UCV), el país debería refinar un aproximado de 1.300.000 barriles diarios de crudo. Esto dada su capacidad estructural instalada, pero hoy solo refina unos 435 mil b/d.

De acuerdo con un estudio de la UCV, Venezuela importa 50 mil barriles diarios de gasolina de EE.UU. y 30 mil en componentes aditivos para aligerar y restarle densidad a su petróleo.

Incluso a pesar de que PDVSA cuenta con cinco refinerías dentro del país y 15 en el exterior-la mayoría de ellas en EE.UU.- solo produce 280 mil barriles por día, la cifra de producción más baja en la historia de la industria petrolera venezolana. En proyecciones de Quiroz, eso se traduce en un déficit de al menos 12 mil millones de dólares al año.

Lea también: Venezuela: Henri Falcón prometió salvar PDVSA si gana las elecciones

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close