Peña Nieto: “No fijaré posición sobre dimes y diretes”

130

En medio de la marcada tensión discursiva que hay entre los candidatos a la presidencia de México, el mandatario saliente, Enrique Peña Nieto, aseguró que no fijará ningún posicionamiento sobre lo que digan o expresen los candidatos porque, a su juicio, los dimes y diretes son propios de los procesos electorales.

“No se enganchen, los medios, lo que vamos a ver seguramente en este proceso propio de las democracias son los dimes y diretes de cada uno de los participantes y es normal, propio del proceso electoral lo que se diga, lo que se señale, lo que se posicione de parte de cada uno de los candidatos”, dijo Peña Nieto.

Anaya responde a Peña Nieto

El candidato a la Presidencia por la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, le envió un mensaje al presidente con el que le pidió “sacar sus manos del proceso electoral”.

A propósito de las recientes declaraciones del candidato Andrés Manuel López Obrador sobre que se enjuicie a sus rivales José Antonio Meade y al propio Anaya por presunto lavado de dinero, Peña Nieto pidió no utilizar políticamente a la Procuraduría General de la República (PGR) para, según dice, perseguir a un líder de la oposición. Afirma que si eso ocurre, pondría a México junto a países con regímenes autoritarios.

“No respondo a nadie ni me voy a meter en este proceso electoral. La única participación que yo tendré en este proceso será el primero de julio cuando vaya a ejercer mi voto”, aseguró.

Al respecto de Anaya, Peña Nieto les envió un “saludo” a los intelectuales y académicos que le pidieron actuar contra el expresidente del PAN por presuntas responsabilidades legales.

Ni Meade ni López Obrador han reaccionado a las declaraciones del presidente, pero aún permanece la veda electoral impuesto por el Instituto Nacional Electoral, aunque esta no ha sido expresamente respetada por los aspirantes de abstenerse de emitir comentarios públicos en contra de sus rivales o con intenciones propagandísticas y proselitistas.

El país escogerá a su nuevo presidente el 1 de julio junto con 17 gobernadores de estados y legisladores federales y locales.