protestas en Nicaragua

Persisten las protestas en Nicaragua para exigir la salida de Ortega

150

Este domingo, miles de nicaragüenses demandaron la salida del presidente Daniel Ortega y la liberación de unos 300 “presos políticos”. En las calles de Managua, se atrincheraron varios contingentes policiales para frenar las protestas en Nicaragua.

Los manifestantes expresaron que los presos políticos están siendo torturados, y que fueron privados de su libertad por capricho gubernamental.

La protesta denominada “Rescatando la patria”, estuvo convocada por grupos opuestos al gobierno, quienes acusan a Ortega de la muerte de cientos de personas en protestas contra su gobierno desde abril pasado.

Ante la presencia de cientos de agentes antimotines, partió la medida de protesta desde el noreste de la ciudad; entretanto los uniformados formaron cordones en algunos puntos para impedir el paso a los opositores.

“¡Asesinos!”, les gritó la multitud a los oficiales cuando pasaron cerca de los cordones de seguridad, sin que se registraran incidentes. Jóvenes, adultos, ancianos, niños y mujeres de todas las edades caminaron alegres bajo un intenso sol, sonando las vuvuzelas, gritando consignas contra el gobierno o agitando banderas de Nicaragua.

Javier Franco, de 49 años, que participó de la jornada dijo que las protestas en Nicaragua se niegan a morir, hasta tanto se cumplan los requerimientos del pueblo.

“Queremos la salida de Ortega porque mucho daño le ha hecho a Nicaragua, pedimos que adelanten las elecciones. Los presos políticos son torturados en la cárcel El Chipote; sabemos de compañeras presas han violado”.

Por su parte, el mandatario nacional, quien gobierna desde hace 11 años en el país, rechazó anticipar los comicios. Acusó a los manifestantes de “golpistas”, y dijo que los financia Estados Unidos.

Vea también: Daniel Ortega afirmó que no retornará al diálogo en Nicaragua

Resultados de las protestas en Nicaragua

En esta oportunidad, horas antes de la marcha arrestaron a dos manifestantes “claves”. Uno de ellos, Javier Espinoza, que animaba las protestas con su equipo de sonido; y el otro, el joven Norwin Gutiérrez Álvarez, encargado de dirigir el recorrido para evitar situaciones violentas.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, calificó a los capturados como “reos políticos”, porque los arrestaron sin cometer delito. Los manifestantes acusaron a la Policía nicaragüense de “practicar actos de intimidación”, a lo que no cedieron.

La marcha contra Ortega se extendió durante más de diez kilómetros. Tal como en protestas anteriores, algunos manifestantes resultaron agredidos por motociclistas y hombres encapuchados al finalizar la actividad, esta vez sin heridos de gravedad.

Entretanto, una caravana de automóviles del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional, recorrió Managua para mostrar apoyo a Ortega.

Organizaciones humanitarias han informado que desde abril pasado, mes en el que comenzaron las protestas, ha habido entre 322 y 481 muertos, así como más de 2.000 heridos. Asimismo, estiman en 23.000, el número de personas que huyeron de Nicaragua a causa de la “represión” gubernamental contra manifestaciones pacíficas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *