Personas LGBT que piden asilo son acosados en España

asilados segundoenfoque - Personas LGBT que piden asilo son acosados en España

Personas LGBT que piden asilo son acosados en España

España.- Los refugiados pertenecientes al colectivo LGBT que piden asilo en España son sometidos a acoso, violencia y discriminación.

En los centros temporales de acogida, ubicados en Ceuta y Melilla, estas personas reciben tratos que violan los derechos humanos, afirmó Human Rights Watch.

El organismo solicitó el desbloqueo de las medidas que impiden su traslado a tierra firme, pues se trata de un coletivo vulnerable, que requiere protección integral y urgente.

[pullquote]Los refugiados procedentes de Marruecos y Argelia relataron que fueron sometidos a abusos extremos[/pullquote]

“Los solicitantes de asilo LGBT que huyeron de contextos de intimidación y hostigamiento homofóbico en su país de origen enfrentan abusos similares en Ceuta, tanto en el centro de inmigración como en las calles (…). España debería trasladar a estas personas a centros de acogida en la península, donde pueden obtener los servicios y la asistencia que por derecho les corresponden”, indicó Judith Sunderland, directora asociada para Europa y Asia Central de Human Rights Watch.

Sunderland y su equipo visitaron el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla, pero no pudieron entrar. Allí hay capacidad para albergar a 480 personas, pero en la instalación hay más de 800, de las que 350 son solicitantes de asilo.

635894118522711517h - Personas LGBT que piden asilo son acosados en España

Los asilados sufren tratos vejatorios

Del total de residentes temporales del albergue, 50 eran perseguidas en su país de origen por su orientación sexual o identidad de género.

Posteriormente la directora de HRW se dirigió a al centro de Ceuta, donde sí les permitieron el acceso. Creado para recibir a 500 personas, el centro acoge en estos momentos a 943 personas,de las cuales casi 80 son solicitantes de asilo, 10 de ellas por su orientación sexual o identidad de género.

Los refugiados procedentes de Marruecos y Argelia relataron que fueron sometidos a abusos extremos, incluyendo violencia física, agresiones y rechazo reiterado y generalizado en sus países de origen y la situación se repitió tanto en Ceuta, como en Melilla, donde padecieron la misma discriminación, acoso y violencia por su sexualidad.

“Negar a los solicitantes de asilo su libertad de circulación para disuadir las solicitudes no solo sería cruel y errado, sino que además supondría un uso indebido de poder. Sin embargo, la evidencia sugiere que las autoridades ofrecen una dura alternativa a las personas que necesitan protección, al exigirles que manifiesten su necesidad y permanezcan meses o años en una situación indefinida en Ceuta, o que corran el riesgo y pidan asilo recién después de haber sido trasladadas al territorio continental, cuando ya tienen una orden de expulsión en mano”, aseveró Sunderland.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email