viernes, octubre 22, 2021
InicioInternacionalesPerú: "A un día del cambio"

Perú: «A un día del cambio»

Diez candidatos en carrera para ocupar el sillón presidencial, mañana la última decisión están en las urnas.

La campaña que mostraron los candidatos y sus propuestas populistas deja mucho que desear, al igual que los entes reguladores de los comicios. La educación es un factor muy importante que debemos tomar en cuenta, los votos que son direccionados por donaciones o algunos casos que no fueron seguidos y pasaron desapercibidos. Los lugares lejanos a la capital se sienten olvidados, saben que solo ven a un candidato a la presidencia cada cinco años, pero aun así le creen, una vez más.

Es lamentable que se tenga que sacar a candidatos de carrera en vez de mostrarse esta supremacía por votos. Los escandalosos casos de César Acuña y el moradito, Julio Guzmán, aunque éste último por cuestiones administrativas. Acuña como líder de un partido Alianza por el Progreso (APP) acepto haber entregado dinero a comerciantes en Chosica. Y al ser consultado por este tema, el dueño de la Universidad Cesar Vallejo dijo: “Me sacan de contienda por ser solidario”.

No se hicieron esperar los golpes de un partido a otro, las burlas, indirectas, los insultos grotescos, que solo caricaturizaron más la contienda. En el último debate televisado, ninguno de los líderes políticos dio la sensación de haber asistido para poner en vitrina las buenas propuestas, si llegan al máximo cargo de gobierno. El debate algo tibio se resumió a los ataques de los llamados, candidatos sin encuestas que aparecen el acumulado de “otros” y que al parecer no pasaran la valla electoral. Uno de estos ya resignados es, Popy Olivera, que no desperdició la oportunidad para atacar al líder aprista, Alan García Pérez. Le recordó las investigaciones por corrupción, la salida del país después de su primer gobierno, la hiperinflación en el país, cuando un joven García asumía el poder.

El día de mañana se decide el país de más de 22 millones de peruanos que acudirán a las urnas, a emitir un voto responsable, a decidir quién gobernará siguiendo la línea de la democracia, quien será la voz fuerte de palacio, esperando que sea del Perú un lugar seguro en el que se pueda caminar sin la preocupación de tanta delincuencia, asesinatos y tantas extorsiones, que se pensaron no pasaría con el gobierno de Ollanta Humala, por el corte militar que tenía y hoy no se reconoce. Otra vez, nos toca elegir entre la dictadura disimulada y el un extremo, un golpe de izquierda que ya no solventa de ninguna forma. Esperemos que la política en el futuro (cercano) no nos tenga que poner entre la espada y la pared. Y entonces, obligarnos a elegir entre el malo y el peor.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments