Perú: Descubrieron más de 50 nuevos geoglifos sobre el Desierto de Nazca

303

Arqueólogos peruanos, apoyados por los estadounidenses que forman parte del Proyecto GlobalXplorer, realizaron el descubrimiento de más de 50 nuevos Geoglifos en el Desierto de Nazca.

Sostuvieron que estos habrían sido trazados antes de las famosas Líneas de Nazca.

Están ubicados en las laderas de las  colinas que circundan los Valles de Palpa, lejos de donde están localizadas las de Nazca, en la misma región costera de Ica al sur de Perú.

Hallazgo

Provistos de drones y apoyados en imágenes satelitales, los arqueólogos identificaron unos 15 a 20 grupos o montículos de figuras que representan entre 50 y 60 figuras nuevas en un área de 40 metros cuadrados.

Curiosamente de cada montículo irradian las líneas rectas. 

Los arqueólogos Johnny Isla y Luis Jaime Castillo, responsables del hallazgo, señalaron que este comprende figuras humanas, aves y felinos, que con el paso del tiempo y los vientos en la zona, se hicieron imperceptibles al ojo humano a nivel de la superficie.

Indicaron que estos nuevos Geoglifos son más antiguos que aquellos de la cultura Nazca lo que se abre a nuevas hipótesis sobre su función y significado.

Pertenecen a la cultura Paracas y Topará que se desconoce mucho (…)la mayoría de éstas figuras son guerreros (…) algunas de las imágenes que recién descubrieron podrían remontarse a un período de 500 a 200 años antes de Cristo”.

Enigmático significado

El significado de estos Geoglifos es un enigma, según los investigadores, pudieron haber servido para diversos fines, algunos los consideran un observatorio astronómico para marcar el solsticio de verano y otras actividades ceremoniales hace 2.300 años.

Algunos  grupos o montículos tienen forma de U y están orientados hacia la posicion del sol en el sosticios de junio durante la época de los Paracas.

Sin embargo, otros suponen que es un calendario lunar que se utilizaba para pronosticar cuál era la mejor etapa para cosechar y cuando era la temporada de lluvias.  

Su ubicación en el desierto, entre la Sierra y La Costa pudo haber servido para integrar culturalmente a las poblaciones costeras y de la montaña.