Peso mexicano cerró con baja de 0.9% luego de las elecciones

Peso mexicano cerró con baja de 0.9%, luego de las elecciones

133

Este lunes, tras la victoria en los comicios presidenciales del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, el peso mexicano cerró en baja. Esto se debe a que el líder de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) generó temor en los mercados durante la campaña.

El peso se cotizó en 20,05 unidades por dólar, perdiendo 0.9%, según el Banco Central. Mientras el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa de México se ubicó en 46.653,52 puntos, cayendo un 2,12%.

López Obrador, en su tercera participación en elecciones presidenciales, denunció lo que denominó el “saqueo y la corrupción del neoliberalismo”.  Prometió revisar la reforma energética planteada en el año 2014, que abrió el sector a la inversión privada.

Los mercados desconfían de este discurso, previendo inminentes políticas económicas populistas. Considerando que conllevarían, según ellos, a una crisis semejante a la que vive el pueblo venezolano.

No obstante, luego de conocer los resultados que le dieron la victoria en los comicios presidenciales, López Obrador aseguró garantizar “libertad empresarial”.

Garantías para el peso mexicano y sistema financiero

El Presidente, en un evento multitudinario, prometió respetar la autonomía del Banco de México, y mantener la disciplina financiera. Así como reconocer compromisos adquiridos tanto con empresas y bancos nacionales, como extranjeros.

Ante  una reciente depreciación del peso frente al dólar, el Banco de México, el pasado 21 de junio, elevó  su tasa de interés. Aumentando la tasa de referencia de 0,25% puntos porcentuales a  7,75%.

El Banco de México, considerada la segunda economía de Latinoamérica, mantiene su pronóstico de crecimiento para el 2018. El mismo estima un rango que oscila entre 2% y 3%.

El Tratado de Libre Comercio que sostiene México con Estados Unidos y Canadá está siendo renegociado en la actualidad. Pero hay divergencias en estas conversaciones, debido a los reclamos de beneficios para el sector automotriz estadounidense. Así como su exigencia de revisar el pacto cada cinco años.

Esto, sumado a la incertidumbre que genera un próximo gobierno de izquierda, aunados a mayores tasas de interés externas. Lo que equivale a un riesgo para la inflación, ubicada en el mes de mayo en 4,51%, por encima del objetivo del Banco Central de 3% +/- un punto porcentual.