Piscina en la cárcel de Coronda causó polémica en Argentina

136

Argentina.- Una piscina colocada en el pabellón 7 de la cárcel de Coronda, ubicada en la provincia de Santa Fe, causó revuelo en Argentina.

En este centro penitenciario cumple condena Juan Abel “Quique” Leiva, por el asesinato de Walter Montaner, ocurrido en octubre de 2013.

[pullquote]Cococcioni, aseguró que “no es ilegal” la colocación de piletas en los patios de los pabellones[/pullquote]

La piscina, o pileta, fue ubicada justamente en el pabellón donde se encuentra recluido Leiva.

Al respecto, el secretario de Asuntos Penitenciarios de Santa Fe, Pablo Cococcioni, aseguró que “no es ilegal” la colocación de este tipo de equipos en los patios de los pabellones. Además recalcó que “no se trata de una medida de privilegio” para Leiva, o cualquiera otro de los reos.

Cualquier pabellón que presente un petitorio para colocar un piletín, salvo que haya algún problema de seguridad, es autorizado“, añadió en unas declaraciones emitidas a un medio local. El funcionario insistió en que es “una práctica antigua y generalizada para mitigar los efectos del calor”.

En la cárcel de Coronda “cada pabellón tiene su patio y en cada uno de los que se pidió y autorizó se encuentra un piletín”.

Cárcel de Coronda

Estos pabellones cuentan con una población de entre 30 y 50 reclusos, y las temperaturas suelen ser elevadas en verano, dijo el secretario de Asuntos Penitenciarios.

Por su parte, el Ministerio de Seguridad informó que la piscina está destinada al uso exclusivo de los hijos de los detenidos.

Sin embargo, en una foto que ha circulado en los medios, se observó a Leiva al lado del piletín, en traje de baño y con el cabello mojado.

En el penal se ingresaron piletas de lona en varias oportunidades, para realizar el bautismo a los reos que profesan la fe evangélica.  Pero una vez usadas fueron sacadas del recinto carcelario.

Los medios locales denunciaron que la pileta fue colocada para ser usada por los llamados “presos VIP”, los cuales tienen privilegios que no disfrutan los demás sentenciados.

Según las denuncias, Leiva decide quién puede usar la pileta. “Los reclusos hacen lo que quieren, es sólo cuestión de poner plata y te autorizan lo que sea”, aseveró una de las fuentes que prefirió mantener el anonimato.

El Ministerio de Seguridad insistió que la polémica piscina se arma exclusivamente los días sábados, para que los hijos de los presos la disfruten.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *