Internacionales

Poder adquisitivo de los trabajadores mexicanos cayó 81%

En el mes de noviembre del año pasado, el Gobierno mexicano decidió subir el salario mínimo de 80 pesos (4,2 dólares) a poco más de 88 pesos (4,6 dólares). Entonces, el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto aseguró que no se trataba de un “ajuste menor”.  

No obstante, un grupo de investigadores del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) argumentó que, desde hace 30 años, las alzas del sueldo mínimo mexicano han sido insuficientes para aumentar el poder de compra de los trabajadores. En las últimas tres décadas la pérdida acumulada del poder adquisitivo de un trabajador en México es del 80,8%.

Dentro del estudio México 2018: otra derrota social y política a la clase trabajadora; los aumentos salariales que nacieron muertos compara la evolución del salario mínimo con los importes de la Canasta Alimenticia Recomendable (CAR), formada por 40 alimentos necesarios para satisfacer a cuatro personas. Hoy, según lo señalaron con los expertos, la CAR tiene un precio de 245 pesos (12,7 dólares), un valor que supera en casi tres veces el salario mínimo.

El salario y la constitución

“La Constitución de México establece que el salario mínimo debe ser suficiente para alcanzar las penurias más básicas de un jefe de familia, pero la verdad es que no es así.. ¿Cómo es posible decir que 88 pesos es suficiente para lo básico?”, afirma Luis Lozano Arredondo, uno de los escritores del informe e investigador de la Facultad de Economía.

Todo el estudio de la UNAM detalló que, en 1987, cuando la canasta costaba 3,95 pesos y el salario mínimo era de 6,47 pesos, los empleados tenían dinero suficiente para comer y para atender algunas otras necesidades. Desde ese momento los precios en México han subido a un ritmo mucho más intenso que los sueldos, lo que ha agudizado la pérdida de poder adquisitivo.

Actualmente, un trabajador con salario mínimo tiene que trabajar 24 horas y 31 minutos para comprar los alimentos básicos para su familia. Una expedición extenuante si se considera que en 1987, solo era necesario trabajar cuatro horas y 53 minutos para adquirir los mismos productos.

Los diferentes investigadores  universitarios señalaron que las propuestas de diversas fuerzas políticas para elevar el salario mínimo a 95,24 pesos diarios, o hasta 171 pesos para el próximo sexenio, son también insuficientes, pues cuestionan qué tipo de bienestar se puede garantizar con estos ingresos. “Los detrimentos se han acopiado año tras año. Y la gente más desabrigada es la más golpeada”, concluye Lozano.

 

 

 

 

 

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Te puede interesar

Close
Close