Policía de migración detuvo a 500 personas en Estados Unidos

132

La Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE por su siglas en inglés) detuvo a 500 inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, donde ya se encuentran en proceso de deportación.

Funcionarios del ICE desarrollaron la Operación Ciudad Segura en las conocidas “ciudades santuario”, calificadas así por la autoridades locales, cuando ordenaron a los cuerpos policiales no suministrar información de los inmigrantes a las agencias federales.

El operativo, que para muchos busca atemorizar a la población, terminó con la aprehensión de las 500 personas por parte del Servicio de Inmigración, cuyos representantes han declarado que no pueden dejar de hacer su trabajo, pese a que se les niega la información relacionada con la ubicación de los indocumentados.

La operación se hizo en las llamadas “ciudades santuarios” 

Activistas y organizaciones que defienden a los inmigrantes rechazaron este tipo de acciones por lo que realizaron protestas frente a las oficinas de ICE, ubicadas en Washington en las que solicitaban el cese de las redadas realizadas en todo el país y que se liberen a todos los detenidos. También los manifestantes se dirigieron hasta el ayuntamiento de la ciudad para exigirle a la alcaldesa que condene los operativos de búsqueda de inmigrantes.

Durante la administración de Barack Obama se deportaron a más de 2 millones de indocumentados condenados por delitos graves o que representaban una amenaza para la seguridad del país, pero ahora continúa el ataque con el gobierno de Donald Trump, quien ha ampliado el tipo de infracciones y delitos por lo que es una prioridad para el magnate, deportar al mayor número de personas que estén en situación irregular.

Además el Presidente estadounidense presentará su plan para la creación de una reforma migratoria el cual contiene algunas especificaciones para que sean tomadas en cuenta por el Congreso. El anuncio se llevará a cabo la próxima semana, según lo informó la portavoz de Estados Unidos, Sarah Sanders.

Se espera que las prioridades que presentará Trump sean estrictas y concretas además de plantear la reducción a la mitad del número de permisos de residencia permanente a lo largo de la próxima década, con la finalidad de priorizar la entrada de los inmigrantes más cualificados.