martes, octubre 26, 2021
InicioDeportesPrimero hay que saber sufrir

Primero hay que saber sufrir

Viña del Mar.- Luego del opaquísimo triunfo ante los reggae boys, la selección argentina se refugió en la concentración de La Serena para planear el partido con la  poderosa selección cafetera. En teoría se pensaba en un partido parejo, que los colombianos no iban a salir a atacar, que iban a esperar y salir de contra, esperando que la tenencia de pelota de los argentinos culminara en la telaraña tejida por el medio campo colombiano y, así salir de contra.

Nada de eso ocurrió, el equipo de José sorprendió sacando del equipo al tigre Falcao, reemplazándolo por Jackson Martínez (probablemente futuro delantero del Atlético del Cholo), por desgracia para  los colombianos todo se derrumbó cuando empezó a rodar la pelota, el tandem Mascherano-Biglia y la presión y sacrificio de los delanteros argentinos marcaron una supremacía en el primer tiempo como no se había manifestado en otros partidos. Tal es así que chiquito Romero ni la tocó.

Estuvo cerca la selección, pero Colombia trajo a Chile un monstruo, no un arquero, y evitó el gol en reiteradas ocasiones. Así se fue el primer tiempo, creando la duda de si la selección podría mantener el ritmo. Hubo que esperar 15 minutos para ver que todo seguía igual. Siguió dominando Argentina y, alrededor de los 70 minutos sucedió lo impensado, un cabezazo tras un córner de Cuadrado al medio del arco, controlado fácilmente por Romero. Fue la única llegada de Colombia.

Argentina hizo cambios: entró Tevez, luego Banega y, faltando 4 minutos, el pocho Lavezzi, con la particularidad que los tres tuvieron a punto de abrir el marcador, lamentablemente el mounstro de Ospina agregó la suerte a su perfomance. Ahí se terminó todo. Otra vez a penales, como en el mundial contra Holanda o la Copa América disputada en el 2011 en Santa Fé, con el sabor amargo de la eliminación por penales ante la celeste (penal decisivo errado por el «apache»).

Todo parecía en contra, después de todos los goles errados y con Ospina que parecía invencible. Y aquí la suerte se volcó del lado argentino, con tres penales consecutivos errados por Colombia (Muriel, Murillo, y el atajado a Zúñiga por un chiquito más adelantado que don Rodrigo) y dos yerros argentinos, Lucas Biglia y Marcos Rojo. Esta vez definió Carlitos Tevez para darle el triunfo a la selección.

Ahora se viene Paraguay o Brasil.  Es otro partido difícil pero, si continúa en esta línea, la selección lo superará sin problemas, para lograr estar en la final el 4-7 en Santiago. Con una alerta para la semifinal que son las amarillas de Masche, el Kun y Lio Messi, y saber qué pantalones van a usar los argentinos para enfrentar a los Jara-boys. Quizás uno con alarma conectada a los inter-comunicadores de los árbitros, sólo así se podrá evitar la  idea de que la Copa América tiene que ser para Chile sí o sí.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments