La CTA marchó en contra de Macri

96

Buenos Aires.- Las organizaciones estarían buscando que haya un “gran paro general” y poner en marcha un plan de lucha “para derrotar una política económica que es nefasta para los trabajadores”.

Varios organizaciones sindicales y sociales, acompañadas por estudiantes, docentes y militantes se manifestaron en diferentes ciudades de Argentina contra los despidos, el ajuste y las políticas “neoliberales”. Estas fueron las medidas que ha implementado el Gobierno de Mauricio Macri, quien tomó el mando del país austral en diciembre de 2015. Los manifestantes consideran que tales políticas atentan contra la clase trabajadora y generan “hambre”.

“Esta plaza es el símbolo de un pueblo que no está dispuesto a rendirse, a aceptar que la lógica de la gobernabilidad sea permanentemente el ajuste, destruir el empleo, generar despidos y enfriar la economía”, explicó el presidente de la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA), Hugo Yasky, desde el escenario ubicado en la Plaza de Mayo de Buenos Aires.

La manifestación principal se llevó a cabo frente a la sede de Gobierno, desde ahí Yasky denunció que Macri llegó al poder con un “espíritu revanchista” y ahora quiere “ponerle el pie en el pecho a los trabajadores, a los movimientos sociales”.

Hugo Yasky

Hugo Yasky

Hugo Yasky, en conjunto con el líder de la denominada CTA ‘Autónoma’, Pablo Micheli, y el resto de los integrantes de ambas fuerzas sindicales criticaron severamente a la peronista Confederación General de los Trabajadores (CGT) por no acudir a la marcha, y sobre todo por no haber asistido a la reunión entre el Gobierno y representantes de las cámara empresariales que tuvo lugar el pasado 19 de octubre.

En la mencionada reunión, ambas partes acordaron negociar con cada sector empresarial del ámbito privado para que finiquitar el pago de un bono de fin de año que alivie los efectos de la inflación y que deberá ser de un mínimo de 2.000 pesos (unos 130 dólares) por trabajador.

En ese sentido, el diputado del Movimiento Socialista de los Trabajadores y diputado nacional del ala opositora de la CTA, Alejandro Bodart aseguró que la CGT “ha traicionado la lucha y está apoyando a un gobierno neoliberal”.

“En vez de estar acá terminó acordando con el Gobierno por un bono miserable”, ya que “para cubrir lo que hemos perdido tendría que ser entre 15.000 (980 dólares) y 20.000 pesos (1.300 dólares)”, agregó, al tiempo en que insistió que es necesario reabrir las negociaciones salariales porque están viviendo en un país donde que tiene “50 por ciento de inflación” y los sueldos han aumentado apenas un 30 por ciento.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *