¿Qué es la tecnología ultrasónica de paneles solares?

155

Las denominadas energías renovables no convencionales (ERNC) han prosperado durante los últimos años acrecentando su capacidad de generación mundial en cerca de un nueve por ciento durante el año 2016.

Entre ellas, se subraya el desarrollo experimentado por la manufactura solar termoeléctrica que, gracias a las transformaciones en I+D efectuadas fundamentalmente por compañías y centros alemanes y españoles, ha contado con un significativo progreso en lo que atañe a la mejora de las tecnologías utilizadas y a la optimización de sus componentes.

Según reseñó el portal Sinc, el provecho de las plantas termosolares se encuentra íntimamente ligado a la capacidad refractiva o reflectividad de los paneles solares (llamados colectores) que las integran, debido a que son los elementos garantes de acopiar la energía proveniente del sol y convertirla en energía térmica.

Para que su tarea sea óptima, resulta imprescindible que los espejos que completan estos sistemas permanezcan libres del polvo y de las manchas que van almacenando durante su funcionamiento.

Resultado de imagen para ¿Qué es la tecnología ultrasónica de paneles solares?

En este contexto, IK4-TEKNIKER desarrolló y patentó un sistema de limpieza ultrasónica para secciones solares tipo heliostato, que permite recuperar el cien por ciento de la reflectividad del espejo y restituirlo al valor inicial de fábrica.

Los heliostatos resultan un modelo de colector solar compuesto por uno o varios espejos que se sitúan de manera automática con el propósito de continuar el movimiento del sol para optimizar al máximo su energía.

La solución resulta un dispositivo ultrasónico que elimina la suciedad pegada a la superficie del espejo a través de una operación de barrido.

A diferencia de las técnicas de limpieza vigentes, como los chorros de agua a presión y el empleo de cepillos, el sistema procura dar unas prestaciones superiores, ahorrando en los recursos interpuestos.

En este sentido, logra eliminar partículas de polvo de tamaño inferior a la micra, además de utilizar para ello 600 veces menos agua que las técnicas convencionales.

Igualmente, el nuevo dispositivo impide las marcas originadas por el contacto entre los utensilios de limpieza como cepillos y los propios espejos que, a la larga, comprimen su reflectividad de forma irreversible.