¿Qué retos políticos y sociales deberá enfrentar Pedro Sánchez en España hasta 2020?

127

Luego de asumir el poder en un país altamente polarizado, Pedro Sánchez enfrenta varios escenarios en los que deberá minimizar los altos costos políticos que implican, según analistas.

La presión social por el temor a una distorsión económica y la rebelión política de los independentistas catalanes apremian su agenda.

Unos días después de recibir la batuta del destituido presidente Mariano Rajoy, Sánchez se abocó a iniciar un proceso de acercamiento diplomático con Cataluña.

Esta semana, recibió en el Palacio de la Moncloa a Quim Torra, presidente de la Generalitat, con el fin de discutir las posiciones de ambas partes sobre la situación política en la autodeclarada República de Cataluña.

El primer punto de inflexión vino dado por el sorpresivo traslado de los políticos catalanes, presos por rebelión y sedición, desde Madrid a Cataluña.

Y ante el caldero de presión política que tiene en esa comunidad autónoma, Sánchez orienta su política exterior hacia la búsqueda de apoyos de los pesos pesados de la Unión Europea, para manejar la situación interna en España.

No por nada se reunió con el presidente de Francia, Emmanuel Macron; la canciller de Alemania, Angela Merkel; y el primer ministro de Portugal, Antonio Costa.

Pero el terreno político y diplomático no es el único tablero en el que juega el líder socialista.

El descontento social en los ciudadanos españoles crece por la exigencia del sector de los pensionistas, quienes claman por un aumento en sus prestaciones ajustado al IPC (Índice de Precios al Consumidor).

Lea también: AMLO se reunió con Pompeo y envía a Trump propuesta sobre migración y Tlcan

Política económica de Pedro Sánchez en España

Y en un contexto en que la inflación repuntó entre 2% y 3% en junio en el país, se teme que el Banco de España no logre tomar medidas de corrección fiscal cuanto antes para evitar una burbuja en el sistema financiero y de precios, rememorando los viejos fantasmas de la traumática crisis de 2008.

De igual forma, Pedro Sánchez ha dejado claro que agotará toda la legislatura que queda y no convocará a elecciones generales sino hasta el año 2020.

Entretanto, partidos fuertemente rivalizados con el PSOE, como Ciudadanos y el PP, se concentran en procesos internos para formar una oposición que le permita a la derecha española retomar el poder en dos años.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *