¿Qué son los tics nerviosos?

Los tics son contracciones rápidas, repetitivas e involuntarias de un grupo de músculos, y en muy raras ocasiones son dañinos para la salud.

Los tics pueden ser en muchos casos motores, es decir que provoquen movimientos corporales como contracciones faciales o encogimiento de los hombros.

“Los tics simples, como el parpadeo o toser, tienden a suceder rápidamente y pueden incluso pasar desapercibidos. Los tics complejos, como las muecas faciales o repetir un sonido, tienden a ser más lentos y podrían parecer intencionales”, expresan especialistas en el tema.

Los médicos recomiendan acudir de manera inmediata cuando el tic ya que ocurre regularmente o se vuelve más frecuente o severo. Esto en muchas ocasiones puede estar asociado a problemas emocionales, o del mismo modo algún tipo de malestar físico.

De acuerdo con el Doctor De Castro Manglano, quien es médico en esta especialidad en los Estados Unidos, el tic es en sí mismo un síntoma de trastornos más específicos como el trastorno de Gilles de la Tourette.

“El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que se caracteriza por la aparición de tics, movimientos o vocalizaciones involuntarias, rápidas y repentinas que se producen repetidamente de la misma manera”.

El primer síntoma que se puede presentar es un tic facial que se puede manifestar con parpadeos muy rápidos o algunas contracciones bucales.

Del mismo modo existen sonidos que son involuntarios tales como los carraspeos o aspiraciones, que de igual forma pueden ser signos iniciales de que se puede sufrir algún tipo de trastorno.

Con frecuencia el estrés y la ansiedad pueden hacer que estos tics empeoren en la mayoría de los casos; por lo que recomiendan bajar los niveles de estrés para poder disminuir en gran medida los tics del tipo nervioso.

De igual forma el cansancio puede ser otro tema influyente en la aparición de los tics, pero también puede que el tic sea consciente y puede ocasionar vergüenza que las personas que rodean a la persona se den cuenta.

Lo más aconsejable es no tener miedo ante su aparición y reconocer de donde proviene o el motivo por el cual aparece, para sí poder tratarlo y que no aparezca de manera recurrente en el individuo.

Yasmary Troconis

Yasmary Troconis

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email