viernes, septiembre 24, 2021
InicioDeportesRacing deberá apostar fuerte al Colorado

Racing deberá apostar fuerte al Colorado

Avellaneda.- Tiempos turbios vive el ambiente de la Academia, que tras establecer un nuevo contrato social con sus aficionados ahora vive la primer gran decepción de la era Blanco – Milito. La dirigencia, desde la llegada de Víctor Blanco a la presidencia del club, se mostró preocupada por establecer proyectos de larga duración y cambiar la cara de un Racing vapuleado que se había acostumbrado a mirar el fondo de la tabla. Ahora el semblante es otro y, con el fracaso del proyecto de Sava, la solución parece ser darle la oportunidad de redimirse: de qué valdría un proyecto si ahora que no hay nada por ganar se busca volver a desestructurar un plantel, empezando por su cuerpo técnico.

blanco milito - segundo enfoque
Blanco lo convenció a Milito de volver

Víctor Blanco llegó a la presidencia del club  en el 2014 y empezó a hacer cambios. Venía de momentos difíciles tras el paso de cinco técnicos en un torneo y un presente futbolísitico definidamente magro. Las decisiones apuntaban a dar un vuelco de 180 grados: se contrató a un técnico de poco nombre pero buena experiencia y se logró el regreso de un estandarte del fútbol europeo como Diego Milito. El nuevo DT, Diego Cocca, venía de ascender con Defensa y Justicia y convenció a la dirigencia con su excelente capacidad para expresarse y presentar un proyecto de trabajo. El tándem creado por los dos Diegos (Milito-Cocca) consiguió lo inesperado: un título local y dos ingresos a la Copa Libertadores de manera consecutiva. La vara estaba alta, Cocca se cansó de ciertas especulaciones de la prensa, sintió su relación con los referentes desgastada tras quedar afuera de la Copa en cuartos, y decidió no renovar el contrato.

Facundo Sava, de poca experiencia pero mucho potencial, fue el elegido para continuar los pasos del exitoso técnico en la Academia. Los directivos del club se movieron y le armaron un plantel que dio envidia al resto de los grandes, se hizo un esfuerzo para retener al goleador de la Copa (Gustavo Bou) y se trajo a otro jugador exitoso, surgido de la cantera del club: Lisandro López, goleador a lo largo y ancho del mundo. Las expectativas eran muchas, pero Sava nunca supo sortear las dificultades: poco tiempo para ensayar sistemas, muchos viajes, partidos entre semanas, lesiones varias (las más duras, las de Lollo y Bou, claro).

licha lopez - segundo enfoque
Licha volvió y metió su primer gol en el clásico

El planteo del Colorado dio que hablar: los planteos oscilaban entre un juego ultra ofensivo que se cansaba de hacer goles y, a la vez, de ir a buscarla dentro de la propia red o en un sistema timorato que pecaba de no pasar mitad de cancha tratando de rescatar un ominoso cero de local. Además, le tocó bailar con una fea: los últimos seis meses del más grande ídolo de los últimos tiempos en Racing. Milito decidió colgar los botines al llegar a los 37 años, luego de batallar más y más contra esa maldita rodilla que lo tenía a mal traer cada partido que jugaba.

Alternando buenas y malas, Sava logró sortear algunos obstáculos y llegar a pelear en ambos frentes. Pero finalmente cayó presa de su propia indecisión, quedó sin chances en el torneo local y cayó en la Libertadores ante el Atlético Mineiro en octavos. Este no es el espacio para discernir el por qué de las causas ¿fue por no jugar a ganar de local? ¿tuvo que ver la suerte y los palos en Brasil? ¿recaerá en el árbitro que no le cobró el legítimo gol a Grimi en la ida? La respuesta a esa pregunta no tiene sentido, el fracaso de Sava se volvió evidente tras perder ese partido.

Pero entonces, si Sava fracasó ¿por qué apostar al Colorado? La respuesta tiene que ver con darle espacio a los proyectos. Las lecciones aprendidas este semestre demuestran que probablemente Sava fue una elección equivocada: tenía poca experiencia, nunca había dirigido en competencias internacionales, tenía que llevar adelante un plantel con varias figuras y fuertes referentes. La realidad es que algunos de esos obstáculos fueron sorteados, y en momentos se vio un Racing que sabía a qué jugaba; volver a cambiar de DT es tirar por la borda el trabajo realizado y volver a foja cero.

Tras la derrota esta última fecha ante Defensa y Justicia no faltarán quienes crean que se trata de un ciclo acabado. Seguramente se volverá a hablar de cómo los jugadores no bancan al técnico y que si aparece una nueva cabeza, todo se ordenará. Por eso este es el momento para que Blanco reivindique lo que dijo después de la derrota por la Copa, que Facundo Sava sigue contando con el apoyo de la dirigencia. Que contará con el mismo plantel (menos Milito, retirado, y De Paul, de vuelta en el Valencia) y que le sobra pasta para afrontar grandes cosas.

Todavía le queda una carta al Colorado, esa que ahora pesa más que el mazo entero: ganar la Copa Argentina y entrar a la Copa Libertadores por tercera vez consecutiva. Es un objetivo difícil, sobre todo desde que esta nueva copa ganó interés en los equipos locales por dar una plaza al torneo más importante de América. La presión ya no puede eludirse; Sava contará con más tiempo para conocer a sus jugadores, sus capacidades y sus tiempos. Podrá formar el equipo que quiera y deberá mostrar que está para dirigir un grande de la Argentina. Se abre un nuevo panorama, es cuestión de poner el pecho ahora, plantel (como ya dijo Blanco) le sobra.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments