Racing es dueño de Avellaneda

racing independiente - Racing es dueño de Avellaneda

Racing es dueño de Avellaneda

Primera División.- Racing, como local, liquidó a Independiente en el clásico de Avellaneda por 3 a 0 por la onceava fecha del campeonato. Los goles fueron de Lisandro López, en dos ocasiones, y de Gustavo Bou. Con este triunfo, La Academia trepa a la cuarta posición mientras que independiente se sumerge en la mitad de la tabla.

El empate contra Huracán había dejado secuelas. Fue una semana previa al clásico que se hablo mucho sobre la idea defensiva del Ruso Zielinski. Pero ambas partes, jugadores y cuerpo técnico, demostraron que esa mentalidad, para este partido, no encajaba.

Por eso, desde el minuto cero, el local dominó las acciones. En el mano a mano del duelo de pressing, Racing siempre se supo ganador. Independiente no podía amigarse con la pelota, condición clave para desarrollar el juego que quiere Milito.

Racing, en cambio, tenía mas tiempo el balón, porque lo recuperaba rápido y lo manejaba mejor. El Rojo no ocupaba bien los espacios para hacer una presión ordenada y muchas veces, los delanteros letales que tiene La Academia, recibían en soledad.

Rápidamente, nuestros ojos detectaron que los puntas tenían una noche especial. Esas noches que crean romance con el hincha y dejan huellas en la historia de esta clase de partidos.  Las sospechas se cristalizaban en certeza con el gol del Licha antes de la media hora.

En los minutos siguientes, se observó un equipo que aprendió de sus errores del pasado y no se resguardo. Siguió de la misma manera hasta el golpe definitivo. El comienzo del segundo tiempo iba a ser el escenario del segundo tanto. La mala salida del Marciano Ortiz iba a ser capitalizada por Bou. Golpe en el resultado y en lo psicológico.

Ahí volvió el Racing mas amarrete y defensivo. Pero a diferencia de hace una semana atrás, en frente había un rival que ya estaba en la lona esperando que la cuenta llegue a diez. Lisandro López y Bou hicieron lo que quisieron con el espacio y los nervios del rival. La peor versión de este Independiente de Milito se vio en los últimos 45 minutos.

Mucha posesión intrascendente, poco peso en el área y jugadores anímicamente derrotados. El gol de penal del capitán López decoró la victoria y dibujó mas sonrisas en los hinchas. Avellaneda esta pintada de celeste y blanco. Por el momento, Independiente es un equipo que no tiene color y brilla por su ausencia.

Juan Manuel Bonet

Juan Manuel Bonet

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email