Rajoy rechazó petición del PSOE

Rajoy rechazó petición del PSOE

España.- El presidente Mariano Rajoy mantuvo el rechazo a suspender la tramitación y entrada en vigor del artículo 155 de la Constitución, en caso de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, convoque elecciones, como proponía el PSOE esta tarde ante el Senado, mediante una modificación del acuerdo del Consejo de Ministros.

Según fuentes del Gobierno, el objetivo del 155 no es convocar comicios en sí mismo, sino volver a la legalidad y eso sólo equivaldría a que Puigdemont anunciase además la rendición del camino hacia la independencia.

“El 155 irrumpe por la ilegalidad y acaba en elecciones, pero no es sólo para las elecciones” enfatizaba una fuente del ejecutivo en los pasillos de la cámara alta, después de que el portavoz socialista Ander Gil propusiera en el interior de la comisión esta enmienda.

Por ese motivo, desde la Moncloa descartan ahora aceptarla “en los términos en que está redactada” por Ferraz porque sólo apunta en la línea de la convocatoria de comicios. La aclaración llega después de que algunos medios aseguraran que el Partido Popular preveía aceptar la modificación del PSOE.

Acciones del Ejecutivo

El Ejecutivo huyó, sin embargo, de “redactarle los discursos en Puigdemont” en alusión a qué haría falta para que el 155 no se llegara a aplicar. No lo dicen, pero su objetivo es que anuncie el final del proceso soberanista y restablezca la legalidad constitucional previa a los días 6 y 7 de septiembre.

Con respecto a esto, un íntimo colaborador de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría decía que no le constaban contactos con la Generalitat que pudieran haber motivado la creencia que unas elecciones dejarían el 155 en jaque, pero denuncian que “nadie tiene que ofrecer ninguna garantía” al Govern.

La situación está en que el equipo de Pedro Sánchez había apostado por esta medida de “reversibilidad” según Gil, para darle “una salida a la Generalitat”. “Todo es susceptible de volver aún a su cauce”.

Haría falta un punto de encuentro, “un hilo de esperanza para una solución distinta” insistía el senador. Todo ello, después de que Santamaría sentenciase que el ejecutivo catalán “nunca tuvo voluntad de dialogar”, algo que se habría visto con la ausencia de Puigdemont en la cámara alta, de modo que la Moncloa procedía a devolver al independentismo al “punto de partida”.

 

Yasmary Troconis

Yasmary Troconis

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email