Reclusos utilizaron mantequilla de maní para escapar de cárcel en Alabama

186

Alabama-. Un recluso continúa en libertad después de que se fugara el domingo en horas de la noche en el norte de Alabama, de acuerdo con la oficina del sheriff del condado de Walker. 

La oficina aseveró que 12 prisioneros se dieron a la fuga de la prisión del condado de Walker, en la ciudad de Jasper, y que 11 fueron recapturados.

Lo curioso del caso es que los reclusos utilizaron de mantequilla de maní para escapar, según informó el sheriff James Underwood, en una conferencia de prensa este lunes.

Underwood relató que los prisioneros se aprovecharon de un guardia nuevo que se encontraba trabajando en la sala de control, utilizaron mantequilla de maní para oscurecer el número de su celda y después le gritaron al guardia para que abriera la puerta y los colocara en otra celda.

“Cambiaron el número que está sobre la puerta con mantequilla de maní. Después, gritaron para que abriera la puerta, aunque el número que los presos le dieron al guardia era el de la puerta de afuera; y, sin saberlo, él abrió ese candado y por esa puerta salieron”. 

Underwood comentó que les tomó casi ocho horas recapturar a 11 de los fugados y que la mayoría de ellos fueron hallados en el área de Jasper, a unos 56 kilómetros de Birmingham.

Dos de ellos están presos por cargos de intento de homicidio y la policía ofreció 500 dólares de recompensa por información acerca de su paradero.

El que sigue libre es Brady Andrew Kilpatrick, de 24 años, acusado de delitos de tráfico de drogas.

En su página de Facebook, el Departamento de Policía de Jasper solicitó a los residentes del centro de la ciudad que permanezcan en su casa con las puertas cerradas y que prendan todas las luces de afuera.

Otras fugas recientes se han llevado a cabo en Estados Unidos utilizando la infraestructura de los edificios de la prisiones.

En junio, cuatro reclusos salieron por una rejilla del sistema de aire acondicionado de la cárcel del condado de Lincoln, en Oklahoma.

Además, en 2016, seis presos escaparon en la mañana de Navidad de una cárcel en Newport, Tennesse, al abrir un hueco en la pared en un baño.