Refugiados en Nigeria mueren de hambre

Alrededor de 10 refugiados mueren de hambre cada día en el campo de Banki al norte de Nigeria, en donde se les brinda refugio a los desplazados por los constantes ataques del grupo terrorista Boko Haram.

La localidad que fue recientemente liberada por el Ejército del control del grupo yihadista que azota diversas regiones de África, se encuentra ubicada a unos 130 kilómetros al suroeste de Maiduguri, cerca de la frontera Nigeriana con Camerún.

En donde hace tan solo tres meses se abrió un centro para los refugiados víctimas de los ataques terroristas, pero  no cuenta con los recursos necesarios para abastecer las necesidades alimentarias del gran número de personas que constantemente se suma al lugar. “Hay una gran cantidad de muertes todos los días por falta de alimentos”, aseguró un miliciano antiyihadista.

Aproximadamente de “10 a 11 personas, hombres, mujeres y niños mueren de hambre cada día”, explicó la fuente, “hemos contando 376 refugiados en el cementerio de Bulachira, de personas muertas en los últimos tres meses”, señaló.

Uno de los soldados del Ejército nigeriano, relató un hecho similar. Al menos 10 personas son enterradas cada día en el cementerio. El campo entero padece de hambre, las personas esta esqueléticas”, indicó.

Aseguró además que si nadie interviene, los refugiados corren el riesgo de padecer una inmensa catástrofe.

Por su parte, las Naciones Unidas, estimaron en mayo pasado que un 9,2 millones de habitantes de la región del lago Chad, región que limita con Nigeria, Níger, Camerún y Chad, estaban pasando por una gran necesidad de alimentos.

Mientras que otro campo de refugiados ubicado en Dalori,  ha denunciado una situación similar, en donde unas 20 mil personas, sobre todo niños, reclaman comida. “La ración de comida de alimentos para todos los habitantes de este cuarto es tan pequeña que podría ser consumida por este chico, ironizó Ahmed Satomi, secretario ejecutivo de la Agencia de Emergencias de Estado nigeriano de Borno, señalando a un pequeño niño de 6 años.

Hace dos semanas, Satomi envió material de socorro al campo de Banki para cubrir las necesidades de 10 mil refugiados.

El gobierno de Nigeria ha instado a las personas que permanecen en los refugios y pertenecen a las zonas que ya han sido liberadas de Boko Haram a que vuelvan a sus hogares, pero la mayoría de las viviendas ha sido destruidas por los conflictos.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email