repartidor de comida

Repartidor de comida desarmó y le quitó la vida a un ladrón

196

Faltando pocos minutos antes de las 21:00 horas de este martes, un repartidor de comida se encontraba esperando para salir con su pedido, cuando presenció un intento de robo en pleno centro de la ciudad de La Plata. Lo más sorprendente del caso fue la reacción del empleado delivery: persiguió al ladrón y lo mató de una puñalada.

El repartidor de comida logró alcanzar al delincuente en la esquina de las calles 10 y 46. Pero en la declaración que brindó el trabajador ante la policía bonaerense, señaló que el delincuente lo amenazó con una navaja para robarle la moto.

El trabajador de Glovo se negó a entregarle la moto y en medio de un forcejeo, logró desarmar al delincuente y lo apuñaló en dos ocasiones en el pecho, a la altura del esternón, con la misma arma. Minutos después el ladrón falleció en el lugar, quedando su cuerpo tendido bajo el umbral de una panadería.

Tras los llamados de los vecinos de La Plata que presenciaron el hecho violento, la policía llegó al lugar. Cuando los efectivos de seguridad llegaron, ya el ladrón estaba muerto.

De acuerdo con la información policial, el delincuente fallecido se llamaba Julio Zapata, de 47 años, quien además del arma blanca con la que intentó asaltar al repartidor tenía entre sus pertenencias un arma de fuego que también fue incautada.

Lea también Accidente fatal en Tucumán: Un micro volcó en la localidad de La Madrid

El repartidor de comida, un nuevo héroe

El repartidor de comida, del que no se dio a conocer mayores datos, quedó en estado de shock luego del enfrentamiento en el cual sufrió una herida en la mano. Además se le detuvo y se le inició una causa por el homicidio, cuya investigación quedó a cargo de la fiscal Ana María Medina, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 del Departamento Judicial de La Plata.

Tanto los agentes del Comando de Patrullas La Plata como los de la comisaría Primera vallaron la escena y realizaron las pericias correspondientes.

Algunos testigos del suceso señalaron que el repartidor de 32 años, había escapado del lugar y luego volvió. Pero una fuente de la pesquisa aclaró que el hombre no se movió del lugar hasta la llegada de la policía, los médicos y la fiscal de turno.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *