domingo, octubre 24, 2021
InicioInternacionalesRepresión y tortura en Egipto

Represión y tortura en Egipto

Egipto,- Giulio Regeni estaba realizando el trabajo de campo para su doctorado en El Cairo. Fue asesinado y se sospecha de la policía.

El asesinato de Giulio Regeni (28 años) conmocionó a la sociedad. Y no es para menos. El joven italiano fue encontrado en los suburbios de El Cairo con claras muestras de haber sido torturado.

La autopsia ha finalizado y ha sido remitida al fiscal de la causa el pasado sábado. Los resultados son aberrantes y dejan al descubierto la brutalidad de las fuerzas armadas egipcias.

Giulio fue electrocutado en los genitales, sufrió la fractura de siete costillas y fue golpeado con patadas en todo su cuerpo. Tenía contusiones, abrasiones, heridas de arma blanca. Tal es así que la violencia policial sufrida le provocó una hemorragia cerebral. Le arrancaron las uñas, le cortaron las orejas y le rompieron los dedos.

La víctima, quien era investigador de la Universidad de Cambridge, se encontraba en El Cairo realizando trabajo de campo para su doctorado sobre el movimiento sindical egipcio. Había arribado a la capital egipcia en el mes de septiembre y desapareció el día 25 de enero. Dicho día se celebraba el quinto aniversario de la revolución que logró que Hosni Mubarak se retirara del poder.

El ministro del interior italiano declaró que durante cuatro días, Giulio sufrió «algo inhumano, como si fuera un animal, una violencia inaceptable». El cuerpo había aparecido a 20km de El Cairo, en la carretera Seis de Octubre.

Las sospechas recaen firmemente sobre las fuerzas de seguridad de Egipto. Sin embargo, tanto el ministro del interior como el ministro del exterior egipcios han negado que los policías tuvieran algo que ver en el asesinato del joven. La postura que ambos funcionarios han tomado es bastante poco creíble y es una falta de respeto, ya que es sabido que quienes conforman las fuerzas policiales en el país, cuentan con varios casos de violaciones a los derechos humanos, especialmente luego del golpe de estado de 2013.

Es así, que la Federación Internacional de Derechos Humanos realizó un informe en el cual la tortura mediante electrocución de genitales aparece como una de las herramientas utilizadas por la policía egipcia: «Se lleva a cabo indiscriminadamente en los puestos de control, el metro, el acceso de las universidades, los hospitales, la entrada a los tribunales, los centros de detención, las instalaciones deportivas y las viviendas particulares durante las redadas».

El informe continúa afirmando que «la escala de la violencia sexual registrada durante los arrestos, la similitud en los métodos empleados y la impunidad general de la que gozan los autores apuntan a una cínica estrategia política para sofocar la sociedad civil y silenciar a toda la oposición«.

Las relaciones entre Egipto e Italia se encuentran en una situación precaria debido al asesinato de Giulio. Lo cierto es que la hipótesis de que la víctima fue arrestada y torturada por la policía parece ser bastante certera. El embajador italiano en El Cairo admitió que la policía no colaboró en la búsqueda de Giulio. Matteo Renzi, presidente de Italia pidió que «los verdaderos responsables sean detenidos». Y a su vez dijo que «La amistad es un bien precioso pero sólo es posible sobre la base de la verdad».

Giulio fue velado en su pueblo natal, Fiumicello, al cual asistieron amigos de todo el mundo. Y es que, había estudiado el bachillerato internacional en United World College en Nueva México (USA), su carrera en la universidad británica de Leeds, su máster en Cambridge y había trabajado para la ONU.

Su mamá, Paola Regeni le dedicó unas hermosas palabras: «Gracias, Giulio, por haberme enseñado tantas cosas. La energía de tu pensamiento permanecerá en mi corazón. Tu pensamiento sobre cómo amar, comprender y construir la tolerancia. Te quiero. Mamá».

Su asesinato deja entrever la cruda realidad que viven muchos países del mundo. La policía impune, que abusa de su poder y es encubierta por funcionarios del gobierno. Un país donde la libertad para expresarse y manifestarse no existe, y si alguien osa disfrutar de tales derechos puede sufrir las consecuencias. El miedo y la represión son ley en Egipto.

La pérdida de Giulio nos duele a todos los que conformamos la gran familia mundial que es United World College y es por eso que espero que el asesinato de nuestro compañero no quede impune, y quienes fueron capaces de quitarle la vida luego de torturarlo paguen el precio de haberle arrebatado a su familia y al mundo a un ser excepcional.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments