Retos que las mujeres nativas encuentran en sus territorios

A lo largo de toda una semana, alrededor de unas 300 líderes de distintas comunidades originarias se reunieron en Lima para exponer la problemática y necesidades de sus pueblos, ante el grupo de Financiadores Internacionales para los Pueblos Indígenas.

La conferencia denominada “Buen Vivir”, la cual busca apoyar el papel de los pueblos nativos en la diversidad biocultural, derechos humanos y modelos económicos sostenibles, evidenció los problemas que las comunidades originarias de la región enfrentan actualmente, tales como “amenazas inminentes debido a la extracción no sostenible de los recursos naturales, la agricultura a gran escala y diversos proyectos de desarrollo de infraestructura en la región”. 

Uno de los datos más resaltantes y que vale la pena mencionar es que los pueblos nativos han demostrado ser los mejores guardianes de los recursos naturales, según investigaciones realizadas, y esto podría ser una ventaja cuando se trata de conservar el medio ambiente, tomando en cuenta que Latinoamérica posee más del 40 % de la biodiversidad del planeta. 

Por tal motivo, en la conferencia se logró presentar como un espacio de colaboración entre financiadores y líderes nativos, para promover iniciativas de conservación y mecanismos de reconocimiento de territorios ancestrales. Hay que mencionar, además, que este año se puso especial énfasis en la necesidad de promover el empoderamiento de las mujeres. 

Una joven llamada Diana Ríos ha demostrado que es posible sobreponerse a las adversidades. Ríos es una líder ashaninka que pertenece a la comunidad nativa de Alto Tamaya Saweto, ubicada en la región de Ucayali, frontera con Brasil.

Ríos ha logrado vincularse a la lucha constante por los derechos de su comunidad a partir de un hecho muy doloroso, la muerte de su padre, José Ríos, quien fue asesinado en el 2014 junto a Edwin Chota y otros líderes ashaninkas, por presuntos madereros ilegales.

Por su parte, Laura Zuñiga quien es hija de Berta Cáceres, líder nativa del pueblo Lenca de Honduras, fue conocida por muchos ciudadanos en ese país, por haberse enfrentado a lo largo de muchos años al Estado y a los proyectos hidroélectricos que amenazaban con desplazar a los pueblos de sus territorios.

En el mes de marzo de este año, Berta Cáceres fue asesinada de un disparo mientras dormía en su casa ubicada en la ciudad de Esperanza, al oeste de Honduras. Su familia sigue clamando por justicia y su hija Laura Zuñiga ha decidido seguir los pasos de su madre, a pesar que sabe que está poniendo en peligro su vida.

Yasmary Troconis

Yasmary Troconis

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email