Roma abrió al público el primer palacio del emperador Nerón

454

El “Domus Transitoria”, el primer palacio del emperador Nerón (37-68), destruido en el gran incendio de Roma en 64, abrió el viernes, por primera vez al público, tras 10 largos años de delicada restauración.

Aunque actualmente se encuentra en ruinas, el otrora suntuoso palacio que estuvo decorado con hojas de oro, piedras preciosas y perlas, los visitantes pueden ver las letrinas, muy bien conservadas, justo al lado del lugar.

Según los arqueólogos, el palacio fue concebido para aliviar al emperador Nerón del sofocante calor del verano romano. Probablemente se sentaba en un trono de mármol con una hilera de fuentes, a la sombra de un toldo de seda.

Entrada principal del palacio de Nerón.

Nerón, adepto a las leyendas de la guerra de Troya, había hecho pintar los techos de su palacio con escenas míticas de la epopeya troyana, algunas de ellas expuestas en el Museo Palatino. Esos frescos se le atribuyen al pintor Fabulus, cuyas obras de “Domus Aurea” tuvieron una profunda influencia en artistas del Renacimiento como Rafael.

Sin embargo, Nerón no pudo aprovechar mucho tiempo de su “Domus Transitoria”, llamado así porque le permitía unir las dos colinas, Palatino y Esquilino.

Lea también Conozca los 10 aeropuertos con las mejores vistas al aterrizar

El incendio en el palacio del emperador Nerón

La trágica noche del 18 de julio de 64, un incendio devastó Roma. La ciudad ardió durante una semana y las llamas también destruyeron el palacio en donde las ruinas aún conservan los rastros del voraz incendio.

Nerón dibujó rápidamente e hizo construir un nuevo palacio, el inmenso “Domus Aurea” (La Casa de Oro), suntuoso complejo de construcciones con jardines, viñas e incluso un lago artificial.

Por ironía de la historia, las letrinas, probablemente construidas para los obreros y esclavos empleados en la vasta obra, resistieron mejor al paso del tiempo.

Los muros están pintados de rojo para esconder la suciedad y, en el piso, un canal alimentado con agua permitía mojar una esponja sujeta a un bastón.

Un rumor tenaz asegura que el mismo emperador Nerón ordenó encender el incendio. El historiador Tácito cuenta que acusó a los primeros cristianos, que sufrían entonces violentas persecuciones.

Mientras que en el sitio de “Domus Transitoria”, lo que el fuego no destruyó se lo llevaron los sucesores de Nerón. La mayoría de las columnas, piedras y muros de mármol ese emplearon para construir las termas del emperador Trajano (53-117).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *