jueves, septiembre 16, 2021
InicioSaludRuidos molestos, vida molesta

Ruidos molestos, vida molesta

Buenos Aires.- El 80 por ciento de los ciudadanos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sufre de contaminación auditiva desde primeras horas de la mañana.

Según un estudio realizado por GAES Centros Auditivos, casi la totalidad de los porteños consideran que viven en un ambiente con exceso de ruido, lo que es entendido como un factor de estrés ambiental y puede llevar a trastornos del sueño y el aprendizaje, la memoria, la motivación, la resolución de problemas y en el incremento de la irritabilidad y la agresividad.

Diversos estudios han demostrado una relación entre el estrés producido por la exposición a estos altos decibeles y la variación de los niveles de cortisol — una hormona que se libera ante situaciones estresantes — durante y después de la exposición. Las alteraciones influyen en el sistema nervioso y el inmunológico.

Según la organización mundial, se considera ruido molesto al que excede los 70 decibeles y puede provocar un daño, al ser no sólo provocado por el nivel sino también por el tiempo. Para tener una dimensión mas cotidiana de los niveles que alcanza la ciudad, 70 decibeles son provocados por una aspiradora cuando ya 90  los encontramos en una discusión entre dos personas o en el tránsito porteño.

Ruidos molestos, vida molesta

Estos problemas no deberían suceder, ya que existe una ley que ampara a los residentes de Buenos Aires de estas molestias: la Ley 1540/04 de control de la contaminación acústica, con su Decreto Reglamentario 740/07. Esta Ley determina que los niveles de presión sonora y de vibración de Fuentes Fijas y Fuentes móviles no deben superar los 70 decibeles y ser consideradas una fuente de ruido molesto. Aunque no todos los municipios cuentan con una Ley similar, como sucede con la Ley Provincial 159/95 de Contaminación sonora producida por las industrias.

Ruidos molestos, vida molesta

Según una muestra realizada con decibelímetros que registran los sonidos de manera similar a como los percibe el oído humano, existen alarmantes cifras de picos de hasta 130 decibeles en esquinas transitadas como la de Avenida Cabildo y Juramento, en el barrio porteño de Belgrano, lo que implica un grave peligro para los habitantes, ya que están expuestos a niveles cercanos al umbral del dolor.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments