Saab dijo que Luisa Ortega ocultó desfalco de $ 200 millones

71

Venezuela-. El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, denunció este jueves un desfalco de 200 millones de dólares en contratos petroleros con el país, y acusó a su antecesora Luisa Ortega Díaz de complicidad por no haber investigado ese caso. 

La supuesta defraudación se produjo por “sobreprecios” de hasta 230% en contrataciones hechas entre 2010 y 2016 en la Faja Petrolífera del Orinoco, comentó Saab en rueda de prensa.

“El daño patrimonial vinculado a esta antigua gerencia de la Faja Petrolífera, la cual fue removida por instrucciones del presidente Nicolás Maduro, abarca una cifra cercana a los 200 millones de dólares”, aseveró el funcionario. 

Venezuela alberga las mayores reservas de crudo del mundo, y 19% de esa riqueza se enfoca en la Faja del Orinoco, un territorio de unos 55.000 km2.

Saab aclaró que el monto del detrimento corresponde solamente a 12 contratos -adjudicados a 10 empresas- examinados en una primera fase de la pesquisa. “La cifra pudiera elevarse, pudieran aparecer otras empresas vinculadas a este tema”, señaló.

El fiscal no reportó detenciones por este caso, aunque indicó que los dueños de las empresas serán interrogados y confió en que cooperen con la justicia. Además, eximió de responsabilidad a los directivos de PDVSA y aseguro que las indagación avanzó gracias a la colaboración de ellos.

De acuerdo con Saab, aunque Maduro ordenó investigar el caso hace un año, la exfiscal Ortega Díaz lo mantuvo “engavetado” presuntamente para “desviar” las averiguaciones.

“Usted es la principal responsable del desfalco ya que teniendo estas pruebas no hizo nada. Lo que hizo fue desviar las averiguaciones para extorsionar” a los implicados, afirmó dirigiéndose a su antecesora. 

Ortega fue destituida el pasado 5 de agosto por la Asamblea Nacional Constituyente, la cual rige al país con poderes absolutos, cuatro meses después de poner fin a su apoyo a los oficialistas por considerar que Maduro había roto el hilo constitucional.

Hace dos semanas, la exfiscal huyó a Colombia con su esposo, el diputado Germán Ferrer, denunciando una persecución del presidente venezolano, a quien tildó de “dictador”.

Desde entonces ha viajado a Brasil y Costa Rica para denunciar la presunta vinculación de Maduro con la red de sobornos de la constructora Odebrecht.