Deportes

San Lorenzo ganó y sigue de cerca a Boca

Bajo Flores.- Tras setenta y dos horas para repensar las tácticas, San Lorenzo y Racing se volvían a ver las caras. El último encuentro, con victoria 2 a 1 para el conjunto que dirige Diego Cocca, había terminado con polémicas por el arbitraje. Después del partido disputado el jueves por la Copa Argentina, y ante las consabidas protestas de Bauza y sus dirigidos, se sabía un partido que podría condicionar a la terna arbitral. Con la polémica suscitada, sorprendió que el juez designado para este encuentro fuese Trucco, quien tiene un historial favorable para San Lorenzo, y uno negativo para Racing. Finalmente, fue victoria para San Lorenzo, en un partidazo digno de ser el clásico que cerró la fecha del domingo. Los goles fueron de Cetto y Mas, para San Lorenzo, y Pillud para Racing.

El partido, igualmente, empezó con un claro dominio azul-grana. El conjunto de Boedo salió a cambiar la cara tras la derrota en La Plata, y con el hambre y las ganas por acercarse a un Boca que ganó el partido que le tocaba. Ortigoza y Blanco manejaron los hilos del equipo en los primeros minutos, encontrándose inteligentemente y auspiciando espacios para los compañeros. Racing, agazapado, esperaba la contra. Y antes de que se cumpla el primer cuarto de hora, un pelotazo largo que seguía Bou con la mirada, fue interrumpido por Mas, quien empujó, groseramente con su brazo derecho, la pelota hacia atrás: Trucco no lo vio.

El Cuervo siguió dominando el partido, con mucha gente en ofensiva y manejando muy bien la pelota. A los 19 minutos, Sánchez lo frenó al imparable Blanco con falta cerca del área de la academia, y se ganó la amarilla. De esa pelota parada vino el primer gol del partido. Cauteruccio remató con violencia al arco, la pelota superó las manos del arquero y se estrelló contra el travesaño: el rebote le quedó servido a Cetto que la metió de cabeza y lo festejó de cara a la hinchada que tanto lo había repudiado por los errores en el cotejo anterior.

Racing no le encontraba la vuelta y Cocca decidió que Noir y Romero cambien de banda, para que Tito pueda frenar un poco los ataques de Mas. A los treinta y tres minutos, Sebastián Blanco, que no paraba de desbordar por la izquierda desorientando a los zagueros contrarios, sintió algo en su isquiotibial izquierdo y se tiró al piso con claros signos de dolor. Tuvo que dejar la cancha, en su lugar ingresó Martín Rolle. El partido se fue poniendo cada vez más áspero, en parte gracias a Trucco que no mostró tarjetas para ningún lado, y se dedicó a cobrar -sobre todo- las faltas en ataque para no entrar en polémicas. Aued recibiría, a los 42 minutos, la segunda amarilla del partido, por una barrida fuerte contra Villalba, que quizás pudo ser algo más que amarilla.

El segundo tiempo arrancó con un Racing dispuesto a torcer el rumbo de la historia. Cerro dejó la cancha para que Camacho ocupe el mediocampo junto a Aued y Romero, Noir pasó a ser parte de la tríada de atacantes. Así, la academia se hizo dueña de la pelota que San Lorenzo tuvo que entregar para esperar por una contra. A los cinco minutos del complemento, Romero inventó un tiro enorme, desde afuera, que salvó Torrico volando hacia su palo izquierdo. Trucco siguió con su juego de cobrar las faltas en ataque. Decisión complicada la del referí, que seguía calentando el partido. En un cruce de Yepes a Romero, el colombiano y Pavone terminaron amonestados por las quejas.

El Patón vio que el partido se le complicaba en el medio, y a los quince minutos mandó a la cancha a Kalinski en lugar de Elizari: San Lorenzo armó, entonces, un medio competitivo con Kalinski, Ortigoza y Mercier. Pero el ímpetu de la academia seguía primando. De un rebote, Aued sacó un potente disparo, pero Yepes cortó el remate con el pecho. Minutos después, Torrico volvió a volar para despejar un bombazo de Bou. La Pantera estaba intratable, y Prósperi decidió frenarlo dándole tres patadas cuando los dos cayeron disputando una pelota: una a la cara, otra al pecho y otra en el brazo, para Trucco fue una jugada digna de amarilla nomás.

Parecía que el partido termiaba así, pero de un rebote en un córner, entrando con potencia desde la derecha, Pillud embocó un pelotazo que se metió en la ratonera derecha del arquero de los Santos. Fue el empate de Racing que, en el minuto 34 hizo entrar a Milito por Noir y salió con todo a buscar el segundo. Pero Romero robó una pelota limpia y el árbitro cobró tiro libre para San Lorenzo; de esa pelota los cuervos armaron una jugada rápida y eficaz que terminó con un centro rasante de Cauteruccio para que Mas se adelantase velozmente a Saja para marcar el gol de la victoria. No había más que hacer. Torrico vio la amarilla por demorar y Ortigoza, al final del partido, fue duro contra Grimi y se ganó la quinta amarilla, por lo que se pierde el próximo partido.

Fue un partido disputado, con un tiempo para cada equipo. Donde el árbitro extendió su racha con San Lorenzo, que no conoce la derrota cuando Trucco dirige, y agrandó la brecha negativa para con la Academia, que con él arbitrando perdió cuatro de los cinco partidos jugados. Con este resultado el Cuervo no le pierde pisada a Boca, se mantiene a dos puntos a la espera de que el equipo de Arruabarrena pierda algún punto. Racing dejó pasar una gran chance para acercarse al pelotón de arriba y, ahora, deberá ir a La Plata a completar el partido con Godoy Cruz.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close