Santander compró a Banco Popular

96

España.- El Banco Popular de España que estaba al borde de una quiebra fue vendido al Santander por un euro simbólico en una operación efectuada en horas, y que implica pérdidas del 100% para sus accionistas.

Esta operación garantiza los depósitos de los ahorristas, y en ella no hubo “ningún tipo de ayuda ni de apoyo público”, según el ministro de Economía español, Luis de Guindos.

Por su parte, para el Santander implicará un aumento de capital de 7 mil millones de euros, anunció la entidad, cuya capitalización bursátil es de unos 84 mil millones de euros, la segunda de la Bolsa de Madrid.

Todo el dinero de la ampliación ayudará a financiar unas provisiones adicionales de 7,900 millones de euros, destinadas a cubrir los activos inmobiliarios tóxicos heredados del Popular.

Luego de todos estos anuncios, la acción llevada a cabo por el Santander concluyó la sesión en Madrid con una caída de 0.88%, a 5.75 euros. La del Popular estuvo suspendida toda la jornada.

En vista de la operación, “todos los accionistas de Banco Popular Español S.A., así como todos los titulares de bonos contingentes convertibles y de bonos subordinados, han perdido totalmente su inversión”, señaló el organismo supervisor de la bolsa española, la CNMV.

Dentro de esos accionistas está la familia chilena Luksic (3%) y la mexicana Del Valle, que junto con otras poseía un 4,13% del capital.

Los últimos días habían sido muy difíciles para el Popular: su capitalización bursátil cayó a la mitad (a 1,330 millones de euros) y su acción otro tanto, hasta los 0.32 euros al cierre del martes.

Con esa fusión, se elimina el eslabón más débil”, indicó Juan José Fernández-Figares, analista de Link Securities, que calificó la iniciativa de “positiva” para el sector bancario español, donde “todas las entidades cotizadas son ahora sólidas”.

Por su parte, Guindos reconoció que en los últimos días “la salida de depósitos fue muy intensa” en el Popular. El diario El Independiente estimó la fuga de capitales en 18,000 millones de euros en apenas 10 días.

Ante toda esta situación, el Banco Central Europeo (BCE) estimó el martes por la noche que la entidad estaba en situación de “quiebra o quiebra probable”, según indicó en un breve comunicado.