Se activó juicio inversor de aguas profundas en Uruguay

Ministerio del Interior
Photo by todo tiempo pasado fue mejor

Se activó juicio inversor de aguas profundas en Uruguay

Uruguay.- El Ministerio de Transporte y Obras Públicas de la República de Uruguay (MTOP) afronta una demanda millonaria mostrada por un inversor inglés, quien culpa al Estado Charrúa de frustrar un negocio que mantenía deliberado en El Palenque (Rocha), donde la administración de José Mujica (2010-2015) procuraba edificar un puerto de aguas profundas. La expropiación de ese terreno no se puntualizó, y el apoderado demanda ahora una compensación por US$ 22 millones, según expresa la comunicación presentada en la Justicia y al que accedió el diario El Observador de Uruguay.

Según reseñó el mencionado portal de Uruguay, el reclamo es por detrimentos, perjuicios y provecho o ganancia cesante, y el damnificado arguye que en sus terrenos procuraba instalar un club de polo marítimo con sustanciosas ganancias periódicas. Paul Lucas llegó a Uruguay en la década del año 1990 para consagrare a las inversiones con capitales de extranjeros. Comenzó con cítricos y luego cerró ciertas transacciones inmobiliarias, una de los cuales lo llevó al este.

En junio de 2012, la administración de José Mujica prorrumpió un decreto donde se establecía la reserva para expropiación de huertas en la zona, con el propósito de levantar allí un puerto de aguas profundas multipropósito, el cual conseguiría ser empleado por naciones de la región y por la compañía Zamín Ferrous (Aratirí) con su aprovechamiento de hierro.

Los terrenos de Lucas (226 hectáreas) se encontraban dentro de la proyección gubernamental y, por esa razón, debían quedar inmovilizados hasta el embargo. Eso “coaguló” el proyecto que, según expresó el empresario a El Observador, tenía pronosticada una inversión de US$ 200 millones de forma sistémica por parte de una compañía inglesa.

Resultado de imagen para Se activó juicio de inversor de aguas profundas en Uruguay

Los años transcurrieron y el gobierno no prosperó en la edificación de ese puerto. El ciudadano inglés afirmó haber tenido disposición de su parte para compendiar la expropiación y, de esa manera, al menos recobrar la inversión en los terrenos, debido a que el proyecto del club de polo había desfallecido. “El negocio se hallaba enfocado, se estaban elaborando los actos preparatorios ineludibles para el progreso de la empresa, y bruscamente se dictaron las reglas relativas a la instalación del puerto de aguas profundas, por lo que las propiedades que se habían obtenido para situar el emprendimiento fueron elegidos para su expropiación“, manifiesta el texto de la petición de Lucas. “Como modelo de una de las tantas desprolijidades del Estado, subsiguientemente esa resolución fue anulada”, añade.

Patricia Arnone

Patricia Arnone

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email