Se apagó la luz de Gustavo Bueno

El popular filósofo falleció el día de ayer a los 91 años en Asturias, dos días después de la muerte de su esposa.

A la edad de 91 años, falleció el reconocido filósofo Gustavo Bueno, dos días después de su esposa Carmen Sánchez Revilla con la que llevaba más de 60 años de casado. Este personaje nació en Santo Domingo de La Calzada, y su padre, que era médico, lo llevaba desde pequeño a las autopsias, donde le enseñaban los cerebros y órganos, pero este tipo de ejercicio práctico no le interesaba para nada al niño.

Bueno estudió en Zaragoza y Madrid, tuvo acceso a muchas disciplinas científicas, que era una constante curiosidad en su vida, además leyó a Husserl, Heidegger o Sartre. Luego estudió en Madrid y se interesó de un modo absorbente por el Círculo de Viena.

Fue profesor de institutos durante unos años y lo recordó siempre con agrado. Los sábados reunía a los alumnos y les hacía escuchar a Beethoven durante horas. Su mayor preocupación era en la instrucción básica: el lenguaje, las bondades neuronales de la música. Saciado de un ambiente académico, Bueno se fue a Oviedo, a incursionar en la cátedra de Filosofía.

Posteriormente comienza la labor de seminario, de docencia, la creación de un grupo, inclusive las clases en la mina. Bueno mostró muchas veces una clara aversión hacia las formas universitarias ensimismadas y burocráticas.

Después de los años de seminarios, llegaron los libros y su popularización: “El mito de la cultura”, “El mito de la izquierda”, “Telebasura y democracia”, “España no es un mito”, “Zapatero y el pensamiento Alicia”, “El fundamentalismo democrático” o “España frente a Europa”.

Bueno presentó un efecto docente y su energía inspiradora era absoluta, inolvidable y catalítica. Su memoria saltaba de un concepto a otro, mientras sus manos gesticulaban de un modo inequívoco, con un inconfundible temblor que era como una palpitación. Bueno no fue nunca un hombre autóctono de Madrid. Tenía un humor activo, una humildad paisana, entera y conmovedora.

La capilla ardiente se abrirá hoy a partir de la 1:00 de la tarde, en el Ayuntamiento de Santo Domingo de la Calzada, su ciudad natal donde será enterrado luego de los actos fúnebres.

Yasmary Troconis

Yasmary Troconis

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email