Se cumplen 30 años del último adiós de Federico Moura

494

Considerado un ícono nacional, Federico Moura dejó un legado inolvidable; sus letras, música y personalidad vibrante se mantienen intactas en la memoria de los fans de este artista.

Tras cumplirse 30 años de su partida, Federico Moura sigue siendo denominado un vanguardista del rock nacional.

Moura al frente de Virus mostró que una propuesta innovadora era necesaria en el escenario nacional: “Virus no es descriptible en palabras porque como intención artística es algo latente, algo que está pasando, es lo que nos sale ser en el momento”.

Todos unos artífices en los años 80, este recordado grupo se gestó en La Plata con Federico, sus hermanos Julio Moura, en la guitarra; Marcelo Moura, en los teclados; Mario Serra, en la batería; Ricardo Serra en la guitarra, siendo reemplazado por Daniel Sbarra y Enrique Muguetti, en el bajo.

Su impactante voz y puesta en escena se adelantaba a su tiempo. Fue su originalidad lo que hizo catapultarse por toda Latinoamérica.

Referencia musical

Tuvo en común con Charly García la fecha de su cumpleaños, un 23 de octubre de 1951. Federico Moura era fenomenal en rugby pero su verdadera pasión era la música, por ello creó su primera agrupación Dulcemembriyo.

Tras vivir un tiempo en Londres, pudo adoptar y estudiar varios géneros. Lo aprendido le sirvió para integrar y crear nuevas propuestas a nivel musical. Le enviaba música a sus hermanos para que supieran que sonaba en el extranjero.

Al retornar instaló una tienda de ropa, probando nuevas tendencias en la moda.

Su banda Virus precisamente nació con la desaparición de las agrupaciones Marabunta y Las Violetas. Luego de varios enredos, el grupo comenzó a tomar forma y comenzaron a tocar.

Durante una entrevista a La Viola, el artista había referido el origen del nombre de la agrupación: “Sentíamos que Virus se entendía en todos los idiomas. Teníamos algunos nombres dando vueltas y lo elegimos sin darnos cuenta. Después se transformó en algo trascendental y tuvo muchas cosas atrás, desde la enfermedad de Federico, hasta el contagio de nuestra música. Eso no fue consciente, pero uno no sabe cómo surgen las cosas”.

Luego de una rápida carrera llena de éxitos y distinciones, el final ocurrió en el año 1988 con la salida de su séptimo álbum En Superficies de Placer, en medio de unos ensayos Federico presentó una fuerte neumonía que enmascaraba el virus del Sida, que muy pronto acabó con su vida y con la agrupación.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *