martes, septiembre 21, 2021
InicioCulturaA 64 años de la muerte de Evita

A 64 años de la muerte de Evita

Corría el año 1952, eran las 20.25hs del veintiséis de julio, y un comunicado de prensa resonaba en las radios del país anunciando «al pueblo de la república» que había fallecido «la señora Eva Perón, jefa espiritual de la nación». Tenía tan sólo 33 años, aunque con experiencias que compensaron su corto tiempo de vida. Nacida en 1919 en Los Toldos, a los quince años dejó su pueblo natal para ir a probar suerte en Buenos Aires, donde logró hacerse un nombre como actriz teatral, de cine y radioteatro. A los 24 años, fue una de las fundadoras de la Asociación Radial Argentina.

Un año después conocería al, por entonces, Secretario de Trabajo y Previsión: Juan Domingo Perón. Fue en el contexto de un desastre natural. A comienzos de 1944 un terremoto destruyó la ciudad de San Juan, dejando más de siete mil muertos y a la ciudad en ruinas. El gobierno militar dispuso el socorro de los conmocionados habitantes de la ciudad de Cuyo, Perón fue uno de los que corrió con la organización.

En el marco de la recaudación para las víctimas del sismo, se organizaron varios eventos. Fue en uno de ellos que alguien presentó a Eva Duarte y al futuro presidente. Si bien suele atribuirse a Domingo Mercante (un peronista de la primera hora) el haberlos presentado, hay quienes afirman que la pareja habría sido introducida por el mismísimo Roberto Galán, quien luego llevaría adelante el ciclo de televisión «Yo me quiero casar ¿y usted?», que propiciaba la unión de parejas.

Desde ese momento, no se separaron más. Evita estuvo con él cuando Perón fue confinado a la Isla Martín García. Desde allí escribió a su amigo Mercante que la cuide y que en cuanto le diesen el retiro se casaría con ella. También escribió a Eva:

«Hoy he escrito a Farrell pidiéndole que me acelere el retiro, en cuanto salga nos casamos y nos iremos a cualquier parte a vivir tranquilos (…) te encargo le digas a Mercante que hable con Farrell para ver si me dejan tranquilo y nos vamos al Chubut los dos…»

El 22 de octubre, cinco días después de la movilización que dio vida al peronismo como movimiento político, Evita y Juan Domingo se casaron por civil. Unos meses después lo harían también por iglesia. Al año siguiente se realizarían las elecciones que llevarían a Perón a su primera presidencia. Evita participó activamente en la campaña y se ganó el cariño de los seguidores del justicialismo.

Tras la victoria electoral en 1946, Evita presionó para que se aprobara la ley de sufragio femenino. También participó en las reformas para la igualdad entre cónyuges y la patria potestad. En 1949, fundó el Partido Peronista Femenino, que le valió el apodo de «Evita Capitana», nombre homónimo al de la marcha peronista del PPF. Su rol activo en el partido era tal que varias veces reemplazó al presidente, poniendo su voz cuando Perón por alguna razón se ausentaba. En su primer discurso de «suplente», el primero de mayo de 1949, Eva Perón decía unas palabras que ilustraban su modo de entender la realidad que vivía:

«Prefiero ser Evita, antes de ser la esposa del Presidente, si ese Evita es dicho para calmar algún dolor en algún hogar de mi patria»

En 1948  fundó la Fundación de Ayuda Social María Eva Duarte de Perón, que hacia 1950 pasó a denominarse simplemente Fundación Eva Perón. La fundación se encargó de distribuir libros, alimentos, ropa, máquinas de coser y juguetes en todo el país. Asimismo, construyó hospitales, hogares de ancianos, para madres solteras y también para jóvenes del interior que migraban a la ciudad para realizar sus estudios.

Alrededor de 1950 fue que le diagnosticaron cáncer de cuello uterino. Al año siguiente publicó La razón de mi vida que vendió más de 300.000 copias. Tras su fallecimiento, en 1953, se ordenó que fuese embalsamada y se mantuvo su cuerpo en exposición en la CGT hasta que fue secuestrado en 1955. Fue la tercer esposa de Perón, Isabel Martínez, quien repatrió el cuerpo de Evita y lo devolvió a la familia Duarte para que sea enterrada en la bóveda de la familia en el Cementerio de Recoleta.

El gobierno de la Revolución Libertadora, en 1956 promulgó el decreto-ley 4161 que prohibía todo tipo de exaltaciones de la figura de Perón o su partido. Así, se remató la Fundación Eva Perón, su nombre se volvería parte de la resistencia peronista, volviéndose el estandarte femenino por excelencia. Con tan sólo 33 años de vida, Evita pasó a la historia para transformarse en una figura revolucionaria, a la altura del Che, que es invocada para la reivindicación de los pueblos oprimidos.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments