Se hizo la luz en Avellaneda

102

Estadio Presidente Perón.- Racing venció a Huracán 4 a 3 por la competición amistosa Copa Arcor Helados. Fue una noche con demasiados sucesos trascendentes, entre ellos: la lesión en la rodilla derecha de Lisandro López que dejó preocupados a los hinchas de la Academia.

En el Cilindro se transitó por una mezcla de sentimientos encontrados: primero que nada, era una de las propuestas futbolísticas que nos brindó la agenda deportiva de nuestra liga que aún se desconoce la fecha de reanudación; además significó la vuelta de los hinchas de Racing a su casa; por otro lado, en el estadio del conjunto local se estrenó una flamante incorporación de iluminación para el campo de juego, dándole un toque estético; prosiguiendo, se sufrió la lesión que padeció el capitán de los albicelestes, Licha López; se vio a un Bou cumpleañero (27), descollante en la defensa del Globo; y además el visitante le puso el toque picante al encuentro cuando empató el asunto en 3, tras ir dos goles abajo, cosa que finalmente el local pudo torcer de la mano de Mansilla.

En el desarrollo del juego, el comienzo del encuentro se destacó por su buen ritmo y asimismo las propuestas de ambos: pelota al ras del césped, sin la necesidad de recurrir a los pelotazos. Aued y Acuña demostraban ser los apoderados de la mitad de cancha, para la generación de situaciones.

Por el lado de los dirigidos por Azconzábal, la ideología estuvo depositada en mover las fichas por el sector derecho y abastecer a su goleador Angulo.

[pullquote]Lisandro López fue protagonista por su posible rotura del ligamento lateral interno de la pierna derecha[/pullquote]

A los 32´ de la primera parte, el marcador indicaba que Racing abría la cuenta de la mano de su capitán Lisandro López, protagonista luego por su posible rotura del ligamento lateral interno de la pierna derecha, hecho que transcurrió segundos después del tanto. A los 42´, Briasco fue el encargado de mandar a los dos equipos al entretiempo en igualdad.

Así fue la caída de Licha

En el complemento hubo una lluvia de goles, seis para ser más precisos. Es que, Gustavo Bou encendidísimo se ganó el mérito a ser la figura: a los 50´ puso nuevamente en ventaja a los de Cocca y al pasar tres minutos deleitó a sus hinchas, picándola y dejando 3-1 el asunto de manera parcial.

Golazo de Bou

La visita no bajó los brazos y a los 56´ de partido; Depetris descontó para el Globo, provocando que los de Parque Patricios se animen a más, tanto fue así que a los 73´, Compagnucci puso la paridad por 3 a 3.

Finalmente, Mansilla infló la red rival a falta de menos de un cuarto de hora (80´) y selló el resultado final. Para un Racing con doble cara: feliz por el partido de Bou y triste por la baja de López, que finalmente lo será por menos de lo temido. Licha estará entre dos o tres meses fuera de las canchas, cuando pudieron ser al menos seis. Se hizo la luz.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *