Secretario de seguridad contradijo a Trump

67

Estados Unidos.- El secretario de Seguridad Interior, John Kelly, aseguró que no existirá ningún tipo de deportaciones masivas dentro de los Estados Unidos.

Las más recientes directrices migratorias decididas por Estados Unidos no implicarán “deportaciones masivas” de indocumentados ni “uso de la fuerza militar”, aseguró este jueves el secretario de Seguridad Interior, John Kelly, durante una visita de alto valor diplomático a México.

“Dejénme ser muy, muy claro: no habrá deportaciones masivas”, se actuará “respetando los derechos humanos”, aseguró ante los medios de comunicación junto al secretario de Estado, Rex Tillerson, y sus homólogos mexicanos, Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong.

Todas las autoridades mexicanas no han informado hasta ahora de la deportación de ningún responsable de grupos narcotraficantes. Trump recordó que Tillerson se encontraba en ese momento en México y apuntó que se trataba de “un viaje duro”.

Kelly y Tillerson viajaron a México en un esfuerzo de ambos países por acercar posiciones y tratar de recomponer las relaciones, rebajando las tensiones que estallaron luego de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Al momento de lanzar su candidatura presidencial Trump había provocado un escándalo al tachar de “violadores” a inmigrantes mexicanos, pero posteriormente incrementó la tensión al proponer expulsar del país a todos los inmigrantes ilegales, estimados en unos 11 millones.

No obstante, la propuesta más ruidosa, fue la de construir un muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, y enviar la cuenta para que la paguen las autoridades mexicanas.

A lo largo de una reunión en la Casa Blanca con ejecutivos industriales, Trump aseveró: “Por primera vez estamos expulsando pandilleros, capos de las drogas. Estamos echando a esos tipos, a un ritmo nunca antes visto, y representa una operación militar”.

Todas las tensiones motivaron la postergación sin fecha de una visita a Washington que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, tenía prevista para el 31 de enero.

Hasta el momento nada es oficial con respecto a este tema, por lo que los indocumentados de diversos países que se encuentran en Estados Unidos se mantienen con una alta presión e incertidumbre por no saber qué pasará.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *