sifilis

Sífilis: qué es, cómo se manifiesta y cómo puedes prevenirla

476

La sífilis es una infección bacteriana que forma parte de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes en el mundo. Puede curarse de manera sencilla, con antibióticos y así se evitan los daños posteriores. Pero si no se trata a tiempo puede causar daños graves en forma permanente. Tales como parálisis, ceguera o tumores. También podría ocasionar problemas cerebrales, en el sistema nervioso central, otros organismos y de no ser atendida puede provocar la muerte.

La sífilis se propaga a través de sexo anal, oral o vaginal. Según la American Social Health Association, esta infección bacteriana también puede ser transmitida a través de los besos. Pero de ninguna manera una persona se puede contagiar por estornudos, abrazos o por tocar toallas, inodoros o utensilios que hayan sido usadas por personas infectadas. También se transmite durante el embarazo.

La infección tarda un tiempo en manifestarse. Así que si tienes una vida sexual activa y sin protección, debes estar atento y tener mucho cuidado.

Etapas de La Sífilis

No manifiesta síntomas con dolor. Esto hace que las personas infectadas no sepan que han contraído la bacteria. Se manifiesta en tres etapas. Las primeras señales pueden aparecer entre los primeros 10 y 90 días después del contagio. En ese período de la infección aparecen chancros. Unas llagas indoloras en las zonas en las que ingresó la bacteria en el organismo. Surgen a lo interno o externo de los genitales.

En la segunda etapa brota una infección cutánea en los pies y en la palma de las manos. Además, puede aparecer en el torso, cabeza y cuello. Este cuadro se presenta acompañado de dolor de garganta, caída del cabello, cansancio, fiebre, llagas en los genitales y en la boca y pérdida de peso. Esto puede pasar durante dos años.

Cuando la infección no se atiende en forma oportuna, en la tercera etapa que es la más avanzada, se pueden provocar graves problemas de salud.

La mejor manera de evitar la enfermedad, es mantener relaciones sexuales con una pareja estable y que no se encuentre infectada. El uso del condón puede evitar la infección a través de la vagina, el ano o el pene. Pero cualquier otra parte del cuerpo que esté en contacto con la verruga tiene riesgos de transmisión.

Con información de Excited




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *