Solo 9 estados de México reconocen el matrimonio igualitario

301

México.- La homofobia y el no reconocimiento de los derechos de los integrantes de la comunidad diverso sexual sigue presente en México, a pesar de que en nueve estados del país latinoamericano se acepta legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La Comisión Nacional Derechos Humanos (CNDH) señaló, con motivo de la 39 marcha del Orgullo LGBT que se realizó en la Ciudad de México, que es necesario que todas las entidades del país reconozcan las uniones igualitarias.

En tal sentido, la CNDH emitió la Recomendación General N° 23/2015, en la cual se emplaza a los Congresos de los estados del país a que legislen al respecto, de acuerdo a lo establecido en la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

[pullquote]En 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación estableció la inconstitucionalidad de excluir a las parejas del mismo sexo del derecho a contraer matrimonio en México[/pullquote]

En noviembre de 2006, con la aprobación de la Ley de Sociedad de Convivencia por parte de la entonces Asamblea Legislativa del Distrito Federal (hoy Ciudad de México), el país azteca se convirtió en la nación número 14 en todo el mundo en legislar para reconocer los derechos de la diversidad sexual.

Posteriormente, en 2009, la misma Asamblea aprobó el matrimonio igualitario, determinándolo como la unión libre entre dos personas, y en 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación estableció la inconstitucionalidad de excluir a las parejas del mismo sexo del derecho a contraer matrimonio.

A pesar de estos avances, las decisiones tomadas “no son suficientes para eliminar la discriminación que aún permea en nuestra sociedad”, señaló la CNDH.

En tal sentido, hizo un llamado para “reconocer la dignidad humana de estas poblaciones, no sólo en las leyes, sino en los hechos”, eliminando la discriminación y elaborando propuestas efectivas que permitan el pleno reconocimiento de las parejas homosexuales dentro de la sociedad mexicana, con los mismos deberes y derechos.

“Una sociedad democrática no debe considerar como personas de categoría inferior a quienes viven de una manera diferente a la norma social heterosexista”, destacó.

La Comisión recalcó que las reivindicaciones de la colectividad LGBT son específicas, por tratarse de una población vulnerable.  Una de ellas es el acceso a documentos conforme a su identidad de género, y a servicios de salud determinados por sus necesidades particulares.