Internacionales

Suspendieron a médico que acosaba a sus pacientes por mensajes

Una mujer argentina denunció que el profesional usaba el directorio laboral para su uso personal

A través de las redes sociales, una mujer argentina denunció a un médico que acosaba a sus pacientes por mensajes. Anna, la denunciante en cuestión, refirió que el ginecólogo le había escrito vía Whatsapp después de la primera consulta.

La intención inicial de la agraviada, según lo reflejado en su post, es que le ayudaran a compartir dicha información para que las mujeres estuvieran alertas ante la actitud indecorosa del médico. “Se tomó el atrevimiento de sacar datos del directorio laboral para su uso personal”, condenó.

“Me agendé tu teléfono, pero porque me caíste muy bien. No por otra cosa. Perdón por el atrevimiento de escribirte y agendar tu celular”, escribió el médico, según el capture de pantalla que la mujer hizo en su celular y que compartió a través de su cuenta en Twitter.

Tras la acusación de Anna, otra usuaria comentó que había pasado por igual situación con el mismo médico. “¡Me pasó lo mismo el año pasado, mismo ginecólogo! Siempre me arrepentí de no denunciarlo”, escribió Jacqueline.

Entretanto, desde Swiss Medical, el centro de salud donde labora el médico, informaron que a raíz de las denuncias el doctor había sido separado de su cargo de manera preventiva. Al tiempo que detallaron que iniciaron un sumario interno hacia el profesional y que los resultados determinarían los siguientes pasos a seguir.

Vea también: Desmantelaron una red de pornografía infantil que operaba vía Whatsapp

Insólito

En otro hecho aislado, fuera de las fronteras argentinas, tuvo lugar un insólito caso en Francia, durante el cual un sacerdote abofeteó a un bebé mientras lo bautizaba, presuntamente para que dejara de llorar.

Un sacerdote, mientras al parecer realizaba el bautismo de un pequeño, intentó cesar el llanto del mismo durante la celebración del sacramento.

La polémica surgió por la manera en la que el miembro del clérigo trató de silenciar al menor. Evidentemente, en el video que lo captó, se aprecia que el bautizante se desesperó y exhibió su peor parte, al agitar al niño y propinarle algunas cachetadas con tal de callarle. Después el papá arrebata a su hijo ante el jaloneo del presbítero. 

El proceder de este eclesiástico, rápidamente se propagó a lo largo del mundo. Su aparente acento francés bosqueja que el aberrante hecho sea originario de aquel país europeo.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close