Suspendieron proyectos con cannabis medicinal

67

Uruguay.- Mientras el gobierno uruguayo busca alternativas para que las farmacias puedan continuar vendiendo marihuana sin tener cuentas en entidades bancarias, apareció otra manufactura afectada: la del cannabis medicinal.

Según reseñó el portal El Observador, todos los proyectos del Parque Tecnológico de Pando que se encontraban vinculados con la marihuana medicinal dejaron de funcionar, lo que significa que las tres compañías involucradas inhabilitaron sus planes.

“La realidad de la nación (la problemática con las entidades bancarias) hizo que quedaran sin efecto. Algunos se fueron del país”, aseveró el gerente general del Parque Científico y Tecnológico de Pando, John Saegaert.

Saegaert consideró que si esos inconvenientes se enderezaban “existe una oportunidad para la nación” en la generación de bienes medicinales e investigación que pueden “favorecer a la salud humana y animal”.

Así, la compañía brasileña que iba a situar un laboratorio en dicho parque para la plantación y elaboración de medicamentos a base de cannabis debió inhabilitar el proyecto únicamente debido a no poder maniobrar con entidades bancarias, confirmó a El Observador João Paulo Rocha, emprendedor de ME4 Medical Cannabis.

La negativa de las fundaciones privadas y del Banco República del Uruguay de aceptar cuentas de actividades comerciales vinculadas con la venta de marihuana ante el peligro de quedar aislados del sistema financiero internacional esboza un panorama complicado para el perfeccionamiento de esa industria, que no puede dejar de lado los negocios con el exterior.

Resultado de imagen para No funcionarán proyectos de cannabis medicinal en Uruguay

El laboratorio carioca que procuraba instalarse iba a comercializar sus productos en Uruguay, pero el negocio mayor se encontraba en la exportación a otros estados de la región.

Ante la dificultad de abrir cuentas en los bancos, luego de que el Banco República les informara que iba a obstruir la que ya mantenían operativa, permanecieron sin solución.

“La pérdida para nosotros fue de US$ 1,5 millones, pero para la nación del Uruguay resulta descomunal, porque otros industriales grandes, otros laboratorios, conseguirían instalarse y dar apertura a un nuevo rubro muy significativo para Uruguay en el mercado farmacéutico. Eso perdimos”, sustentó Rocha.