Talibanes claman venganza tras primeras ejecuciones en Afganistán

92

Kabul.- Los talibanes advirtieron ante diferentes medios de comunicación de que vengarán “enérgicamente” las ejecuciones de insurgentes realizadas este fin de semana por primera vez luego del anuncio del presidente afgano, Ashraf Gani, de el cumplimiento de la pena capital para los insurgentes, los cuales pidieron la intervención de organismos internacionales para evitar la horca.

Vengaremos enérgicamente este crimen, llevaremos a aquellos órganos del enemigo involucrados a la primera categoría de nuestros objetivos militares para vengar este enorme crimen”, declaró ante los medios el portavoz talibán Zabihullah Mujahid.

Igualmente manifestó que “Pagarán un alto precio por esto“, asegurando que miles de estos atacantes que buscan el martirio “están preparados para la venganza”, en referencia a posibles suicidas tras estos hechos.

El portavoz también afirmó que los seis ciudadanos que fueron ejecutados eran miembros del grupo insurgente recalcando que aproximadamente unos 7.000 y 9.000 presos se encuentran encarcelados por haber sido acusados de vínculos con los talibanes.

Sin embargo agregó que estos “no son verdaderos miembros nuestros, la mayoría son civiles inocentes, detenidos bajo diferentes pretextos“.

Los cuerpos de seguridad afganos ejecutaron a seis insurgentes según un comunicado del palacio presidencial (aunque no detalló dónde se produjeron dichas ejecuciones), tras las sentencias de muerte que fueron firmadas por el mandatario después de revisar los procesos judiciales por los que fueron condenados como terrorismo.

Los talibanes, emitieron un comunicado en nombre de “las familias de prisioneros vulnerables”, donde solicitaron la intervención de Naciones Unidas y de la OTAN luego de haber denunciado que las autoridades del país y las tropas estadounidenses que se encuentran situadas en el territorio actúan de forma “similar a los nazis“.

El presidente Gani anunció ante el Parlamento afgano la aplicación de sentencias para morir en la horca luego de que se realizara un ataque el mes de abril que dejó un total de 64 muertos y 347 heridos en Kabul, donde la inteligencia afgana culpó a los yihadistas de la red Haqqani, que se encuentran vinculados a los talibanes.

Los insurgentes estuvieron a cargo de lanzar un ataque el mes pasado, la que denominan su ofensiva de primavera y anunciaron entonces ataques “a gran escala”, mientras rechazaron el diálogo de paz propuesto por Gani.

De igual manera el gobierno anunció su primer plan quinquenal de combate para afrontar un conflicto de larga duración contra los insurgentes, advirtiendo que los combatirá con toda su fuerza si no aceptan la propuesta de diálogo formulada el mes de enero con apoyo del denominado G4 que integran Afganistán, Pakistán, Estados Unidos y China, con el objetivo de acabar con casi quince años de guerra.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *