Te lo contamos todo acerca del síndrome de desgaste ocupacional

296

Este año, la Organización Mundial de la Salud admitió al síndrome de desgaste ocupacional como una enfermedad laboral; lo que permite que se impulsen investigaciones sobre sus efectos y promuevan programas para asistir a quienes lo sufren.

En este sentido, desde la Fundación Cardiológica Argentina (FCA) informan por qué siendo tan necesario el estrés, representa un factor de riesgo para infartos y accidentes cerebrovasculares, entre otros problemas de salud.

“El estrés es necesario para vivir, tanto como lo es respirar”, dicen desde la FCA. Al mismo tiempo, comentan que “nuestra mente no está preparada para afrontar todas las situaciones que hoy nos estresan; entre las que incluyen las que pueden provocar daño físico, pero también la sobreexigencia laboral”.

Desde la OMS, definen el síndrome de desgaste ocupacional, también conocido como el síndrome del quemado (por la sensación que produce), como el estrés crónico en el lugar de trabajo, que no se ha manejado con éxito.

De acuerdo con Jorge Tartaglione, presidente de la FCA y Julio Giorgini, médico cardiólogo; este síndrome puede ocurrirle a cualquiera, por lo que exhortan a estar atentos a los signos de alerta. Según explicaron, hay tres sistemas que están en alerta: el nervioso, el inmune y el hormonal (que descarga el cortisol, hormona del estrés).

“Si estás en un trabajo que no te gusta, vivís situaciones de estrés o eres muy autoexigente, el sistema nervioso reacciona teniendo una frecuencia cardíaca muy alta; así la presión arterial aumenta, el sistema inmune se empieza a defender y el sistema hormonal empieza a liberar cortisol. Todo esto funciona como una olla a presión que en algún momento estalla y enferma. Ahí aparecen los problemas cardiovasculares, cerebrales, infarto de miocardio, entre otros”, dicen.

síndrome de desgaste ocupacional

Vea también: Reducir el estrés puede salir más barato de lo que imaginas

Recomendaciones

Tartaglione apuntó que la falta de energía o agotamiento, aumento de la distancia mental con respecto al trabajo o sentimientos negativos hacia él y eficacia profesional reducida son las tres dimensiones que caracterizan al burnout o síndrome de desgaste ocupacional.

Ante este escenario, ambos médicos sugieren:

  • Aprender a decir que no.
  • No sobrecargar la agenda.
  • Disfrutar del ocio recreativo, de no hacer nada.
  • Focalizar en una sola cosa para hacer, aprender a priorizar.  
  • Diferenciar lo urgente de lo importante.
  • Potenciar los lazos afectivos. Las personas con una buena red de contención social se enferman y mueren menos.

Para canalizar todas estas energías, es importante realizar actividad física con regularidad: caminar, trotar, correr o incluso bailar. Del mismo modo, las actividades que se puedan hacer en grupo, que permitan socializar, son una excelente opción para disminuir los niveles de estrés.

síndrome de desgaste ocupacional

La alimentación también es una parte muy importante para manejarlo. ¿Cómo? A través de una dieta saludable con muchas frutas y verduras, pocas harinas y grasas saturadas, abundante hidratación.

El sueño juega un papel primordial. Es muy importante comenzar por una higiene del sueño: cenar liviano, evitar utilizar dispositivos electrónicos como la TV y las redes sociales; evita tomar café, evade las actividades que te pongan nervioso antes de ir a dormir.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *