domingo, octubre 24, 2021
InicioInternacionalesTensión en Francia por reforma de la Constitución

Tensión en Francia por reforma de la Constitución

Francia- La situación se complica para Hollande, quien presentó un proyecto para sustraer la nacionalidad a aquellas personas que estén acusadas de terrorismo y provocó un álgido debate.

El diario ABC ha calificado a la situación que atravieza el mandatario francés como una «pesadilla política», ya que la decisión de retirar la nacionalidad a los supuestos yihadistas ha dividido ampliamente a la derecha de la izquierda.

[pullquote]La reforma a la Constitución fue anunciada luego de los atentados en París el noviembre pasado y fue pensada con motivo de «combatir con más eficacia las amenazas terroristas»[/pullquote]

La reforma a la Constitución fue anunciada luego de los atentados en París el noviembre pasado y fue pensada con motivo de «combatir con más eficacia las amenazas terroristas». La medida simbólica de retirar la nacionalidad a los acusados de terrorismo ha dividido al PS.

Tras un mes de debate, el PS se escindió en cuatro partes: quienes están a favor del proyecto, quienes apoyan a Hollande pero quieren modificar el proyecto, aquellos que desean modificar completamente el escrito y claro está, quienes se oponen fervientemente al mismo.

Y es que la medida ha abierto un profundo debate entre los funcionarios, tal es así, que la Ministra de Justicia Christiane Taubira dimitió semanas atrás con motivo de mantenerse fiel a sus ideales.

Por otro lado, el ex presidente Nicolas Sarkozy y su partido Los Republicanos, manifestaron su apoyo al actual mandatario «si el gobierno socialista acepta algunas de nuestras exigencias».

Manuel Valls, primer ministro del Francia, investido por Hollande, quiere asegurarse que la reforma pueda incluir sí o sí el ítem que establece que aquellos terroristas confesos se verían privados de la nacionalidad francesa.

Los sectores de izquierda manifiestan que semejante medida modificaría el ADN del socialismo francés. Es así que Gérard Larcher, conservador y presidente del Senado, le ha sugerido a Hollande que abandone su proyecto, ya que no cuenta con una mayoría sólida y eso podría causar un «naufragio político grave».

Lo cierto es que tal medida política y simbólica es una jugada arriesgada para el presidente francés, ya que aspira a presentarse a elecciones nuevamente, las cuales tomarán lugar dentro de un año y tres meses.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments